Redacción BLesUn informe reciente de Associated Press elaborado junto al Oxford Internet Institute, afirma que un ejército de cuentas de bot falsas ha estado impulsando los mensajes del Partido Comunista Chino (PCCh) en Twitter sin que la plataforma actuara por bastante tiempo.

Cada vez son más los argumentos para confirmar que el PCCh está utilizando las redes sociales occidentales como un nuevo frente en su larga y ambiciosa guerra para moldear la opinión pública mundial.

Como parte de un nuevo capítulo en el avasallamiento del comunismo a escala mundial, Associated Press publicó un informe en el que detalla cómo el PCCh ha estado utilizando cuentas de bots para impulsar sus mensajes en las redes sociales occidentales. 

Liu Xiaoming, quien recientemente renunció como embajador de China en el Reino Unido, es uno de los soldados de infantería más exitosos del partido en este campo de batalla en línea, asegura el informe. Se unió a Twitter en octubre de 2019, cuando decenas de diplomáticos chinos misteriosamente comenzaron crearse cuentas en Twitter y Facebook, ambos prohibidos en China.

Desde entonces, Liu ha elevado su perfil público de manera llamativa, obteniendo rápidamente más de 119.000 seguidores, al mismo tiempo que se transformaba en un ejemplo de la nueva diplomacia de “guerreros lobos” de China, término tomado del título de una película de acción china de gran éxito.

Su flujo de publicaciones fueron retuiteadas más de 43.000 veces solo desde junio hasta febrero.

Le recomendamos: Lo que NO TE CONTARON del DIVORCIO de BILL GATES

Ad will display in 09 seconds

Pero según asegura el informe, gran parte del apoyo popular que Liu al igual de lo que ocurre con muchos de sus colegas en Twitter, no son naturales sino más bien logrados a través de un ejército de usuarios falsos. 

Según la investigación desarrollada durante siete meses, “el ascenso de China en Twitter ha sido impulsado por un ejército de cuentas falsas que han retuiteado a diplomáticos chinos y medios estatales decenas de miles de veces”. La investigación también asegura que todo el esfuerzo es patrocinado por el Partido Comunista Chino.

Luego de la ardua investigación, se descubrió que más de la mitad de los retuits que recibió Liu de junio a enero provinieron de cuentas que Twitter más tarde suspendió por violar las reglas de la plataforma.

En general, asegura el informe, más de uno de cada diez de los retuits que obtuvieron 189 diplomáticos chinos, durante el último período de tiempo provino de cuentas que Twitter había suspendido antes del 1 de marzo.

Las suspensiones de Twitter no detuvieron el sistema desarrollado por los chinos para reproducir su propaganda. De hecho, un grupo considerable de cuentas falsas, muchas de ellas haciéndose pasar por ciudadanos británicos, continuó impulsando el contenido del gobierno chino, acumulando más de 16 mil retweets y respuestas antes de que Twitter las bloqueara también, tras la investigación desarrollada por AP News y el Instituto de Internet de Oxford.

Esta iniciativa del PCCh, tiene dos objetivos según el reporte, por un lado visibilizar la propaganda china e imponer un discurso procomunista en las redes, por otro lado, alterar los algoritmos de Twitter a fin de lograr impulsar la distribución de publicaciones populares, exponiendo potencialmente a más usuarios genuinos a la propaganda del gobierno chino.

El precepto de este sistema perverso es que, si bien las cuentas falsas individuales pueden no parecer impactantes por sí mismas, con el tiempo y a gran escala, tales redes pueden distorsionar el entorno de información, profundizando el alcance y la autenticidad de los mensajes del régimen chino.

Una vez más entran las Big Tech en el centro de las críticas, cabe preguntarse ¿Cómo puede ser que se le escape un ejército entero batallando dentro de la red durante tantos meses? Al mismo tiempo que actúa con tanta rapidez para censurar a cualquier voz mínimamente conservadora que pretenda hablar en Twitter. Evidentemente, esto es una prueba más de su sesgo ideológico e inclinación hacia el izquierdismo globalista que pretende imponer el régimen chino a escala mundial.

Andrés Vacca – BLes.com