Un grupo de turistas que paseaban en barco en las tranquilas aguas de Florida, Estados unidos, se vieron en aprietos luego de que un caimán se subiera repentinamente al bote alarmando a todos los tripulantes.

Debido a los fuertes vientos que habían en el lugar, la embarcación quedó a orillas de tierra firme, en donde un caimán descansaba.

Los turistas entusiasmados observaron al animal que permanecía en total quietud. Mientras el capitán intentaba encender nuevamente la embarcación se dirige a los demás tripulantes con las siguientes palabras; “Desde aquí pueden alcanzarlo y darle una palmadita, ¿no creen?”.

Tan sólo momentos después el animal salta dentro de la embarcación, el pánico se apodera de todos y de inmediato corren a ponerse seguros.

El agitado momento termina cuando el reptil salta tranquilamente por su propia cuenta al agua sin causar ningún tipo de percance.

Mira el video a continuación