Redacción BLesLos populares servicios de entrega de alimentos Uber Eat, Postmates y DoorDash, al menos en Arizona, ya no podrán ofrecer descuentos a las empresas solo porque son propiedad de negros como venían haciendo. Esto se produce luego de un acuerdo entre la Oficina del Fiscal General de Arizona, Uber Eats, Postmates y DoorDash, tras recibir más de 8 mil demandas por discriminación el año pasado.

Acorde a lo reportado por Fox News, las empresas de entrega de alimentos DoorDash, Uber Eats y Postmates resolvieron un reclamo por discriminación racial lanzado por la oficina del Fiscal General de Arizona sobre las promociones de las empresas para eximir las tarifas de entrega a los restaurantes de propiedad negra, luego de que Arizona afirmó que violó ley de derechos.

Las firmas resolvieron durante el 2020 renunciar a las tarifas de entrega para los clientes que compraron a comerciantes de propiedad negra. Las iniciativas se lanzaron luego de que los servicios de delivery afirmaran, sin argumentos sólidos, que las empresas propiedad de negros se habían visto afectadas de manera desproporcionada por la pandemia.

Otros propietarios de restaurantes, cuyos clientes todavía tenían que pagar las tarifas de entrega, se sintieron discriminados por la política y en consecuencia llovieron las demandas por discriminación.

Parte de los reclamos se basaba en acusar a las empresas por violar la Ley de Derechos Civiles de Unruh, una ley que prohíbe la discriminación basada en una serie de factores, incluida la raza. 

En ese momento la portavoz de Uber le dijo a Fox Business:

“Estamos orgullosos de apoyar a las empresas de propiedad negra con esta iniciativa, ya que sabemos que la crisis de salud los ha afectado de manera desproporcionada”, dijo Casserly. “Escuchamos alto y claro a los consumidores que esta era una característica que querían, y continuaremos haciéndola una prioridad”.

DoorDash también envió un mensaje similar diciendo que “se enorgullece de apoyar a las empresas de propiedad de negros y es un honor hacer nuestra parte para ayudar a quienes más lo necesitan”, dijo el portavoz Taylor Bennett en un comunicado. La compañía citó además el impacto desproporcionado que supuestamente habría generado la pandemia del virus PCCh en las comunidades de color.

Le recomendamos: Los OSCUROS VÍNCULOS de FAUCI con el LABORATORIO de WUHAN

Ad will display in 09 seconds

Sin embargo, teniendo en cuenta las más de 8.500 demandas recibidas, pareciera que no todos piensan así. Ni hablar del fiscal general Mark Brnovich, quien aseguró que se trata de un caso de clara discriminación, independientemente de si las intenciones de las firmas es buena.

“Incluso con las mejores intenciones, las corporaciones pueden hacer lo incorrecto. Alterar el precio de los bienes o servicios en función de la raza es ilegal”, dijo el fiscal en un comunicado.

Brnovich continuó su escrito afirmando que: “Mi oficina abrió estas investigaciones y buscó estos acuerdos para proteger los derechos civiles y garantizar que las empresas ofrezcan sus servicios y productos con base en criterios iguales y neutrales”. 

El polémico caso es solo un ejemplo más de la denominada discriminación inversa en Estados Unidos, la cual refiere a casos de discriminación a los miembros de un grupo mayoritario o aparentemente dominante, como es el caso de los blanco, a favor de miembros de una minoría o grupo históricamente desfavorecido.

Este tipo de casos es cada vez más visible, sobre todo desde que los grupos en defensa de los derechos de los negros se han mezclado profundamente con las ideologías izquierdistas, como es el caso de Black Lives Matter (BLM), quienes han impartido la idea de confrontación y odio contra los blancos.

Andrés Vacca – BLes.com