Redacción BLesEl fundador y director ejecutivo de Project Veritas, James O’Keefe, obtuvo recientemente su primera victoria legal en una demanda presentada contra la red social Twitter, informó Project Veritas en su página web.

O’Keefe demandó al gigante tecnológico hace unos meses después de que su cuenta personal, que era seguida por casi un millón de personas, fuera cancelada por supuestos perfiles “falsos”.

La novedad es que un tribunal federal de Manhattan dictaminó “reenviar” o permitir que el caso vuelva a pasar del nivel federal al estatal, lo que resulta favorable para O’Keefe.

Según O’Keefe, el presunto objetivo de Twitter era transferir este caso al nivel federal para que pudieran litigar en un tribunal amistoso de California, en lugar del Tribunal Supremo del estado de Nueva York. 

“Los tribunales federales de California habitualmente desestiman los casos contra las grandes empresas tecnológicas”, considera el director de Project Veritas.

O’Keefe descolocó a todos cuando dijo que él no va por el dinero, sino por la justicia, lo que hizo dar un vuelco a la estrategia del abogado de Twitter.

Amer Ahmed, el abogado de Twitter, argumentó  que las reglas requerían que un caso como el de “Project Veritas vs Twitter” estuviera en una corte federal, ya que el demandante busca más de 75.000 dólares en daños para “castigar” a Twitter.

Sin embargo, el abogado de O’Keefe sorprendió al asesor legal de Twitter con la declaración de que un resarcimiento económico no le interesaba.

“Para mí, y para Project Veritas, este caso se trata de una cosa: justicia”, explica O’Keefe.

“Ellos nunca vieron venir esto. En la corte, se les dio un vuelco”, explicó.

El abogado de Twitter -quien hizo esa presunción infundada- se enteró rápidamente de que O’Keefe no prioriza la ganancia monetaria sobre la búsqueda de justicia, lo que socava la base para trasladar la demanda a un tribunal federal, informó Project Veritas en su página.

O’Keefe -quien formó parte de la “purga a los conservadores” de la red social luego de las elecciones- espera la oportunidad de revelar a Twitter y averiguar quiénes fueron las partes responsables dentro de la empresa en la decisión de suspender su cuenta y difamarlo con el asunto de los “perfiles falsos”.

En el caso de que lo logre, el CEO de Twitter, Jack Dorsey, y otros ejecutivos pueden ser depuestos en este caso y obligados a responder por los cargos de difamación.

Le recomendamos: Nuevas Revelaciones | Hugo CHÁVEZ quizás NO MURIÓ como se cree

Ad will display in 09 seconds

La suspensión permanente del Twitter del denunciante tuvo lugar justo durante la misma semana en que Project Veritas expuso al director técnico de CNN, Charlie Chester, lo que generó mucha repercusión y videos virales en la red social.

En su momento, un portavoz de Twitter alegó: “La cuenta a la que hizo referencia (@JamesOKeefeIII) fue suspendida permanentemente por violar las Reglas de Twitter sobre manipulación de plataformas y spam”. 

“Como se describe en nuestra política sobre manipulación de plataformas y correo no deseado, ‘No puedes engañar a otros en Twitter operando cuentas falsas’ y ‘no puedes amplificar o interrumpir artificialmente las conversaciones mediante el uso de múltiples cuentas’”.

El representante se negó a dar más detalles sobre la afirmación de que O’Keefe estaba ejecutando varias cuentas falsas, incluida la cantidad que tenía o cómo se usaban.

Ante estas acusaciones, O’Keefe respondió: “Estoy demandando a Twitter por difamación porque dijeron que yo, James O’Keefe, ‘operaba cuentas falsas’. Esto es falso, es difamatorio y lo pagarán. La Sección 230 puede haberlos protegido antes, pero no los protegerá de mí”. 

James O’Keefe estableció Project Veritas en 2011 como una empresa de periodismo sin fines de lucro y realiza un trabajo de reportero encubierto. En sus investigaciones ha descubierto cómo las Big Tech operan para censurar a los conservadores y cómo coludieron con los demócratas en las elecciones de 2020.

Celeste Caminos– BLes.com