El hombre más rico del mundo exige transparencia a la junta directiva de la plataforma, que no ha presentado pruebas sobre el 5% de bots que dice tener. Musk sugiere que son muchos más, por ende el precio de compra debería bajar.

Puede que la junta directiva de Twitter haya aceptado la oferta del empresario Elon Musk en torno a la compra de la red social por uno 44000 millones de dólares. Sin embargo, eso no quiere decir que reciben el dinero y luego la historia termina. Por el contrario, puede que el escenario cambie debido a la disputa que trajo la probable existencia de millones de cuentas falsas, más de las que admite la plataforma.

Ese es el motivo por el que el proceso de compra de Twitter está paralizado, trayendo consigo la caída de las acciones de la empresa. Ahora bien, en medio de este tema hay un factor importante: si hay más cuentas falsas de las que admite el consejero delegado, entonces el precio también debería bajar. Esa es la lógica de cualquier negocio donde el producto a adquirir no está en las mejores condiciones.

Musk está de acuerdo con esa premisa y lo dejó saber cuando recibió un mensaje al respecto. «Si el 25 % de los usuarios son bots, el acuerdo de adquisición de Twitter debería costar un 25 % menos», escribió Ian Miles Cheong, conocido comentarista conservador en EE. UU, a lo que el dueño de Tesla respondió. “Absolutamente”. Actualmente se habla de que Twitter posee 1.3 billones de cuentas, pero solo 330 millones son usuarios activos, según Website Rating.

Es decir, si nos remitimos a las cifras dentro de este escenario, el precio final debería ser de 33000 millones de dólares, no de 44000.

¿Twitter vendió humo?

Otra cuenta de Twitter, manejada por el club de propietarios de Tesla le preguntó a Musk al 21 de mayo si pasados varios días, Twitter había respondido sobre cuántos usuarios activos reales existen. «¡No, todavía se niegan a explicar cómo calculan que el 5% de los usuarios diarios son falsos/spam! Muy sospechoso», respondió el empresario.

El dueño de Tesla fue claro cuando anunció la pausa de la compra de Twitter. Es que su oferta se basó justamente «en las presentaciones de la compañía ante la Comisión de Bolsa y Valores sobre la cantidad de cuentas falsas o de spam en la plataforma», recordó Washington Examiner.

¿Se podría hablar entonces de un negocio engañoso de parte de la directiva y por ende del fundador Jack Dorsey? De por sí, la revisión de varias cuentas de líderes políticos dio cuenta de importantes porcentajes de cuentas falsas entre sus seguidores, factor que tienden a usar en beneficio propio para hacer creer a los seguidores reales que son populares en la plataforma. Solo al presidente estadounidense Joe Biden lo siguen 43 % de bots, según la plataforma SparkToro.

Por su parte, Parag Agrawal explicó que tienen dificultades por identificar todos los perfiles falsos porque «muchas cuentas que parecen superficialmente falsas, en realidad, son personas reales. Y algunas de las cuentas falsas que en realidad son las más peligrosas, y causan el mayor daño a nuestros usuarios, pueden parecer totalmente legítimas». Pero defiende que estas no superan el 5 % total, aunque no ofrece pruebas.

Lo que podría pasar si la compra se suspende

Otro factor importante, es que la plataforma tampoco parece colaborar con la transparencia de los números. «Twitter ha hecho que sea mucho más difícil reportar spam. Requiere más pasos y es mucho más lento y más difícil leer las razones. Como resultado estoy reportando menos spam. Esto no es bueno», escribieron desde otra cuenta, citando a Musk.

«Me preocupa que Twitter tenga un desincentivo para reducir el spam, ya que reduce los usuarios diarios percibidos», respondió el multimillonario. De modo que más allá de las cifras, se trataría de fallas importantes en el funcionamiento de la red social.

Si la compra de Twitter llegara a suspenderse de manera definitiva, un contrato ya firmado indica que Musk deberá pagar unos 1000 millones de dólares de multa. También existe la posibilidad de que la empresa presente una demanda.

Pero ese escenario parece no tener cabida, al menos de parte del dueño de Tesla. Eso sí, enfatizó que está gastando menos del 5 % de su tiempo en este tema. «Ayer fue Giga Texas, hoy es Starbase. Tesla está en mi mente 24/7. Así que puede parecer como a continuación, pero no es cierto», aseguró adjuntando un meme para describir lo que mucha gente podría estar pensando.

Por Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.