Redacción BLes– Las aseguradoras médicas ahora podrían ampliar su cobertura a los estadounidenses que sufran de afecciones preexistentes luego de que el presidente Donald Trump afirmara estar trabajando en una orden ejecutiva para reformar la Ley del Cuidado de Salud Asequible de la pasada administración.

De acuerdo con Reuters, a las compañías de seguros se les prohibió negar la cobertura a las personas con afecciones preexistentes en virtud de la Ley de Cuidado en Salud Asequible que fue aprobada por la administración de Barack Obama, conocida como Obama Care, y que el presidente Trump ha buscado cambiar.

“Durante las próximas dos semanas, perseguiré una orden ejecutiva importante que requiere que las compañías de seguros médicos cubran todas las condiciones preexistentes para todos los clientes”, expresó el presidente Trump durante una conferencia de prensa en su club de golf en Bedminster, Nueva Jersey.

“Esto nunca se había hecho antes, pero es hora de que la gente de nuestro país esté representada y atendida adecuadamente”, añadió.

El presidente Trump ha cuestionado el costo y la cobertura de Obamacare y ha prometido desde su campaña en 2016 removerlo por un mejor plan. En junio la administración Trump pidió a la Corte Suprema invalidar nuevamente la ley de salud de Obama.

Por el momento el presidente Trump ha planteado formas de modificar Obamacare por su cuenta.

Como señala el Washington Times, “la ley de 2010 del presidente Barack Obama aseguró cobertura para personas con condiciones preexistentes y ofreció subsidios para cobertura privada en el mercado individual. Pero al hacerlo, aumentó las primas para aquellos que ganan demasiado para calificar para la asistencia federal”.

Según argumentan los legisladores republicanos a favor de implementar las protecciones, es posible cuidar a las personas con afecciones preexistentes mientras se ofrece una cobertura más barata para todos los demás.

La medida fue anunciada por el presidente luego de presentar otras seis promesas de campaña en Ohio,indicando que mantendría los trabajos de fabricación para los estadounidenses y traería más del extranjero, según informó Daily Caller.

Además dirigió críticas hacia el régimen chino, asegurando que habrían consecuencias para las empresas estadounidenses que hicieran negocios allí.

César Múnera-BLes.com