Redacción BLesEl expresidente estadounidense, Donald Trump, se refirió una vez más a la “desastrosa retirada de Afganistán” del ejército ordenada por la administración Biden, esta vez para pedir al congreso que investigue a fondo lo sucedido realmente. 

Trump menciona especialmente a los 13 soldados que murieron en ese proceso, y a los equipos y armamentos que por 85.000 millones de dólares quedaron en manos de los Talibanes, pidiendo al Congreso averiguar qué fue lo que “salió mal”, informó Newsmax el 28 de septiembre. 

“El Congreso debería crear una ‘Comisión sobre la desastrosa retirada de Afganistán’, para averiguar qué salió mal, por qué murieron tantos de nuestros guerreros y por qué se dejó tanto dinero (85.000 millones de dólares), en forma de armas y equipo militar, para que los talibanes los utilizaran… y los vendieran a otros países”, expresó en su página Save America. 

Y enfatizó: “Esto es, sin duda, algo que debe ser investigado más a fondo. ¡Trece héroes estadounidenses muertos, miles de millones de dólares en equipamiento, y cientos de estadounidenses que aún permanecen en Afganistán con los talibanes!”.

Para Trump, una Comisión dedicada a investigar estos hechos resultaría más significativa que la que nombraron los demócratas para los desórdenes ocurridos en el Capitolio de Washington el 6 de enero. 

En esta última manifestación solo murió una veterana, Ashli Babbitt, a manos de un agente al servicio del Congreso, y más de 600 personas han sido detenidas en condiciones que han causado polémica. 

La descontrolada retirada de Afganistán causó muchas críticas contra la administración Biden y los altos funcionarios militares y de inteligencia a cargo de ella. 

De hecho, ayer comparecieron ante el Comité de Servicios Armados del Senado altos oficiales militares, quienes aseguraron que habían advertido al presidente, Joe Biden, sobre la necesidad de mantener al menos a 2500 soldados a fin de garantizar la estabilidad en la región.

Uno de ellos fue el jefe del Comando Central de Estados Unidos, general Kenneth McKenzie, quien declaró: “Recomendé que mantuviéramos 2.500 soldados en Afganistán”, según reportó Fox News.

Asimismo, el general Mark Milley corroboró lo dicho por el general McKenzie, llegando incluso a responsabilizar al presidente por el caos generado tras ignorar las recomendaciones de los altos mandos militares.

Por su parte, el secretario de Defensa Lloyd Austin, también dijo que había advertido a Biden en ese sentido, por lo que la decisión tomada por este llama aún más la atención.  

Tanto Biden como otros funcionarios de la Casa Blanca han reiterado que ningún líder militar les aconsejó dejar una presencia militar en Afganistán, y el propio presidente le dijo a ABC News en agosto que “nadie” recomendó una presencia de 2.500 tropas que él pudiera “recordar”. 

Otro de los grandes errores cometidos por EE. UU. durante las operaciones fue la matanza de  10 civiles en un ataque con drones el 29 de agosto, que inicialmente se promocionó como un ataque contra los terroristas de ISIS-K.

Por su parte, el general Milley no solo no dimitirá sino que considera que cumplió con su deber a cabalidad. 

“Mi responsabilidad estatutaria es proporcionar asesoramiento legal o el mejor asesoramiento militar al presidente”, dijo según la publicación. “Ese es mi requisito legal [y] eso es lo que dice la ley”, señaló

Y agregó: “El presidente no tiene que estar de acuerdo con esos consejos, no tiene que tomar esas decisiones solo porque seamos generales”, dijo. “Sería un increíble acto de desafío político que un oficial comisionado simplemente dimitiera porque no se aceptan mis consejos”

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.