La actriz de películas para adultos deberá pagar 300.000 dólares en honorarios de abogados al expresidente republicano. Una decisión de la justicia que probablemente ponga punto y final a un caso que Trump calificó como “un truco puramente político”.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibirá un pago que asciende a los 300.000 dólares de parte de la estrella porno Stormy Daniels, tras una decisión de la justicia. Todo ocurrió porque Daniels —cuyo nombre real es Stephanie Clifford— había pedido a un tribunal federal de apelaciones reconsiderar un reclamo por difamación que fracasó en un tribunal inferior. Pero la instancia rechazó el pedido y le ordenó pagar la alta suma por concepto de honorarios de los abogados.

Es una victoria para el exmandatario republicano que negó la aventura con Daniels cuando comenzaron los rumores en 2016, justo antes de las elecciones presidenciales de las que salió vencedor. También es probable que esta decisión ponga el punto final a la batalla legal relacionada con supuestas relaciones sexuales que ambos tuvieron en 2006 y sobre lo cual rondaron más rumores que certezas.

Trump se pronunció al respecto. «Como he dicho muchas veces a lo largo de los años, nunca tuve una aventura con Stormy Daniels, ni nunca hubiera querido tenerla. El fallo fue una victoria y reivindicación total y completa para mí», escribió en un comunicado difundido en Twitter.

Lo que dijo el juzgado

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de EE. UU. dijo que no tenía jurisdicción sobre la apelación de Daniels respecto a honorarios de los abogados, porque ella no presentó un aviso de apelación dentro de un plazo de 30 días para que un juez le otorgara los honorarios a Trump, apuntó CNBC.

Pero no queda allí. La actriz de películas para adultos envuelta en polémica ahora debe pagar ese monto, similar a la cantidad por la que su propio abogado Michael Avenatti la estafó anteriormente. Esta arista es importante porque en febrero de este año Avenatti fue condenado por un tribunal federal de Nueva York por robo de identidad agravado y fraude electrónico.

Su jugada consistió en usar el libro de Daniels Full Disclosure (publicado en octubre de 2021) para pedirle al agente literario que enviara dos de las cuotas del anticipo por un total de casi 300.000 dólares a una cuenta controlada por él, en lugar de directamente a Daniels sin su conocimiento, apuntó CNN.

Un caso con tintes políticos

El caso cobró notoriedad poco antes de las elecciones de 2016. Dos años más tarde, The Wall Street Journal publicó un artículo sobre un pago de 130.000 dólares que Michael Cohen, un abogado de Trump, habría hecho a Stormy Daniels a cambio de firmar un acuerdo de confidencialidad para evitar que revelara públicamente un presunto encuentro sexual en 2006.

Cohen aceptó haber facilitado el pago, pero negó que los fondos hayan salido de la Organización Trump o de la campaña presidencial. En 2018, Stormy Daniels demandó a Trump buscando anular dicho acuerdo y luego volvió a hacerlo ese mismo año por difamación. Fueron varios idas y vueltas legales tras las cuales Daniels recibió la orden de pagar los honorarios de los abogados de Trump en el caso. Quiso apelar en 2021, pero la Corte Suprema de EE. UU. rechazó el pedido y por eso se dirigió a la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito.

Detrás de todo hay versiones de que más allá de un escándalo sexual, lo que se buscó fue perjudicar la imagen del político republicano para que perdiera las elecciones. Fue algo que Trump no dejó pasar bajo la mesa tras el nuevo veredicto.

“La demanda fue un truco puramente político que nunca debería haber comenzado o permitido que sucediera, y me complace que mis abogados hayan podido llevarla a una conclusión exitosa después de que la corte rechazó por completo su apelación”.

Mientras tanto, la estrella porno se niega a pagar. «Iré a la cárcel antes de pagar un centavo», respondió en Twitter.

Oriana Rivas – PanAm Post

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.