El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planea anunciar el jueves nuevas pautas para reabrir la economía después de un cierre de un mes por el brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Mientras tanto, expertos en salud, gobernadores y líderes empresariales han expresado preocupación sobre un resurgimiento en los casos sin más pruebas y protocolos establecidos.

Trump anunció el miércoles su decisión de presionar a los estados para que levanten las restricciones para quedarse en casa y otras restricciones que se impusieron el mes pasado para detener la propagación de la enfermedad altamente contagiosa a medida que el número de muertes en Estados Unidos se acercaba a 31.000 el miércoles, más que cualquier otra nación.

Las órdenes estatales también han aplastado la economía de la nación a niveles no vistos desde la Gran Depresión hace casi un siglo, ya que un récord de más de 20 millones de estadounidenses han buscado beneficios de desempleo en medio de tiendas y restaurantes cerrados, incluidos otros 5,2 millones que solicitaron ayuda en el pasado semana, empujando la tasa de desempleo de Estados Unidos a 8,2%.

El presidente republicano tiene previsto realizar una llamada con los gobernadores de la nación a las 3 p.m. (1900 GMT) y dijo que anunciaría su plan en una conferencia de prensa más tarde el jueves. El grupo de trabajo sobre virus del PCCh de la Casa Blanca tiene previsto celebrar su sesión informativa pública diaria a las 5 p.m. (2100 GMT).

Firma de Trump aparecerá en cheques de estímulo económico para estadounidenses

El Departamento del Tesoro ha ordenado que la firma del presidente Donald Trump aparezca en los cheques que están siendo enviados a millones de estadounidenses como parte del esfuerzo gubernamental para apuntalar la economía ante la pandemia del coronavirus.

Normalmente, cuando el gobierno estadounidense envía cada mes cheques por beneficios fiscales o de retiro, y a veces por programas de estímulo económico, los cheques son firmados por un servidor público de la agencia que los emite.

Estados Unidos envió esta semana 80 millones de pagos directos a cuentas bancarias de estadounidenses de quienes se tenía un registro de sus datos bancarios.

El nombre de Trump no aparece en las transacciones de depósitos directos, que son parte del plan de rescate del gobierno por 2 billones de dólares para la agobiada economía, haciéndole llegar pagos de 1.200 dólares a un 90 por ciento de los estadounidenses adultos.

Pero en los próximos días el gobierno empezará a enviar cheques por correo a otros 70 millones de estadounidenses de quienes solo se tiene su dirección domiciliar, pero no su información bancaria.

Estos cheques mostrarán la firma del presidente al lado izquierdo.

Será la primera vez que la firma de un presidente aparezca en un cheque de la agencia fiscal, el Servicio Interno de la Renta. Funcionarios de la Casa Blanca le dijeron al Washington Post que Trump le había sugerido al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin que le permitiera firmar los pagos de estímulo.

La agencia fiscal estadounidense tiene la capacidad de enviar unos 5 millones de cheques a la semana, por lo que el programa podría durar meses en completarse.

Trump, que aspira a reelegirse en noviembre está presionando para que se reabra la economía del país para inicios de mayo, a pesar de que continua aumentando el número de contagiados, que ya alcanza unos 600.000, y con un saldo de muertos en 30.000, hasta la tarde del miércoles 15 de abril.

Hasta que el coronavirus impactó a Estados Unidos, la fortaleza de la economía estadounidense, la más grande del mundo, era el principal logro que Trump tenía para buscar cuatro años más en la Casa Blanca.

Los pagos de estímulo económico están siendo enviados a los contribuyentes que ganan menos de 99.000 anuales por persona, o a parejas casada que en conjunto ganan menos de 198.000 anuales.

Fuente : Voz de América.

Te puede interesar: ¿Qué tienen en común los países más afectados por el coronavirus?