Redacción BLes- Como parte de las últimas determinaciones administrativas para el periodo presidencial que culmina hoy 20 de enero, Donald Trump firmó una orden ejecutiva mediante la cual impide que los venezolanos en suelo norteamericano sean deportados, argumentando las precarias condiciones de vida en Venezuela bajo el gobierno del dictador Nicolás Maduro.

“El gobierno autocrático de Nicolás Maduro ha violado sistemáticamente las libertades soberanas que posee el pueblo venezolano. A través de la fuerza y ​​el fraude, el régimen de Maduro es responsable de la peor crisis humanitaria en el hemisferio occidental en la memoria reciente”, señala el documento.

El memorando dirigido al secretario de Estado y al secretario de Seguridad Nacional, indica: “Una crisis económica catastrófica y la escasez de productos básicos y medicamentos han obligado a unos cinco millones de venezolanos a huir del país, a menudo en condiciones peligrosas”.

Dada la situación deteriorada en Venezuela, la cual representa una amenaza permanente para la seguridad y el bienestar del pueblo estadounidense, la orden ejecutiva establece que los venezolanos podrán permanecer en Estados Unidos por un plazo de 18 meses.

La directiva aplica para aquellos venezolanos ilegales que se encuentran en suelo estadounidense desde el 20 de enero de 2020, con excepción de quienes han decidido regresar de manera voluntaria a su país habitual fuera de los Estados Unidos.

La orden tampoco cobija a quienes no hayan residido continuamente en los Estados Unidos hasta el 20 de enero de 2021, quienes hayan sido condenados por un delito mayor o 2 o más delitos menores cometidos en los Estados Unidos.

Quienes cumplan con los criterios establecidos en la sección 208 (b) (2) (A) de la INA (8 USC 1158 (b) (2) (A)) también puede aplazar su estadía en EE. UU., detalla el documento.

Por otro lado, señala que no serán admisibles bajo la sección 212 (a) (3) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) (8 USC 1182 (a) (3)) o removibles bajo la sección 237 (a) (4) de la INA (8 USC 1227 (a) (4)).

Tampoco quienes fueron deportados, excluidos o removidos antes del 20 de enero de 2021; sean sujetos de extradición; o cuya presencia en los Estados Unidos, según determine el Secretario de Seguridad Nacional, no sea de interés para los Estados Unidos o represente un peligro para la seguridad pública.

Quienes con su presencia representan consecuencias adversas para la política exterior de EE. UU. tampoco están amparados por la orden ejecutiva, según lo determine el secretario de Estado.

La administración de Donald Trump ha definido una política exterior para Venezuela que desaprueba el autoritarismo del régimen socialista de Maduro y su severo impacto en el desarrollo del país.

El pasado martes, el Departamento de Estado anunció una serie de sanciones por parte del Departamento del Tesoro a tres personas, 14 entidades comerciales y seis barcos, acusados de colaborar con la petrolera estatal venezolana PDVSA, la cual evadió las sanciones de EE. UU.

César Múnera-BLes.com