Redacción BLes – Este domingo 29 de noviembre pasado, el presidente de los Estados Unidos dio su primera entrevista desde las elecciones presidenciales a Fox News y refiriéndose sus esfuerzos y el de su equipo legal por exponer el masivo fraude electoral del partido demócrata en las próximas semanas Trump prometió que usaría toda su energía y determinación para hacerlo.

En la entrevista que duró unos 40 minutos con la presentadora Maria Baritoromo, el presidente se refirió a los distintos aspectos del fraude en las elecciones presidenciales, los obstáculos que enfrentan en el sistema judicial y resaltó la magnitud de lo que implica que en el último bastión de la libertad en el mundo se pueda cometer tal acto de corrupción.

“Todo el mundo está mirando y nadie puede creer lo que están viendo. Y tienes a líderes de países que me llaman y me dicen ‘esta es la elección más desastrosa que hemos visto’,” destacó Trump.

Entre los aspectos del fraude electoral, el presidente mencionó el sistema de votación Dominion, el cual prohibieron en Texas justamente porque no era seguro, pero en los otros estados que se usó, el equipo legal de Trump logró detectar al menos cinco “fallos” de cinco mil cada uno en los cuales cambiaron esos votos de Trump a Biden. “No son ‘fallos’, son robos, son un fraude, un fraude absoluto” dijo el presidente.

Lamentablemente dijo Trump que en su mayoría estos ‘fallos’ no fueron detectados a tiempo y robaron muchos de sus votos.

La noche del 3 de noviembre alrededor de las 10 p.m. cuando el mapa de los Estados Unidos se veía completamente rojo a favor de Trump, líderes del mundo lo llamaron para felicitarlo por la reelección, recordó el presidente. Pero de repente en la madrugada del 4 de noviembre aparecieron cantidades masivas de votos todos para Biden.

“Repentinamente pasé de ganar por un montón a perder por un poquito”, lamentó Trump.

El presidente también comentó sobre la cantidad de personas muertas que votaron, incluso aplicaron para votar estando muertas.

Le recomendamos:

Trump se mostró sorprendido de la inacción de la agencia federal de investigaciones que es liderada por el Departamento de Justicia y que hasta el momento no se ha visto ninguna acción significativa de su parte.

“Esto es un fraude total y cómo el FBI y el Departamento de Justicia… No sé si están involucrados pero cómo la gente es capaz de salirse con la suya es increíble,” dijo el presidente. “Conozco el FBI y el FBI es genial en los niveles de los que hablamos, pero es inconcebible. Uno pensaría que si estás en el FBI o en el Departamento de Justicia, esto es lo más grande que podrías estar revisando. ¿Dónde están? No he visto nada. Quiero decir, solo siguen avanzando, y van al próximo presidente”.

Uno de los grandes obstáculos que enfrenta el equipo legal de Trump es que los jueces no quieren aceptar sus casos a pesar de la abrumadora cantidad de evidencia que tienen para presentar y del mismo modo que la cantidad de personas dispuestas a dar el paso adelante y denunciar lo que han visto durante las elecciones.

“Estamos tratando de presentar la evidencia y los jueces no nos permiten hacerlo”, explicó Trump y agregó: “No quieren aceptar las declaraciones juradas y luego dicen que no tenemos pruebas”.

El presidente explicó lo absurdo de la táctica que los demócratas usaron para robar las elecciones y por qué es fácil darse cuenta de que fue fraude.

“Me estaba yendo mucho mejor de lo que ellos pensaban y entraron en pánico y empezaron a llenar boleta tras boleta muy rápidamente y solo marcando el nombre de Biden en la parte superior, no tenían tiempo”, explicó el presidente. “Verás, todas estas boletas tenían un solo nombre marcado. La gente no vota de esa manera… eso se hizo por el apuro”.

Varios testigos en Detroit, Michigan declararon haber visto camionetas con personas llenando votos a mano en las afueras del centro de votación, mientras que otros vieron vehículos llegar de madrugada con cajas de votos. Momentos después Biden pasó a ganar en ese estado.

Cuando la presentadora le preguntó cómo haría para probar todo esto en la corte, el presidente reafirmó su determinación: “Bueno, voy a usar el 125% de mi energía para hacerlo. Necesitas un juez que esté dispuesto a escuchar un caso. Necesitas una Corte Suprema que esté dispuesta a tomar una gran decisión. No es que vayas a hacerme cambiar de opinión. En otras palabras, mi mente no cambiará en seis meses. Hubo un tremendo engaño aquí.”

Álvaro Colombres Garmendia – BLes