El ex presidente presentó un recurso legal para recuperar los documentos incautados ilegalmente y remover al juez de la causa, con extensos vínculos al Partido Demócrata.

El expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, presentó este lunes en los tribunales de Florida una demanda donde denuncia al Departamento de Justicia del gobierno de Joe Biden y al FBI por el allanamiento ilegal ejecutado en su residencia de Mar-a-Lago hace dos semanas.

El escrito presentado alega que el allanamiento fue ordenado por razones políticas y que los derechos constitucionales del ex mandatario fueron violados durante la redada al habérsele incautado sus documentos personales. La constitución de los Estados Unidos en su Cuarta Enmienda prohíbe los registros e incautaciones “irrazonables”.

Hay que recordar que los pasaportes de Trump fueron confiscados durante el allanamiento, y que los agentes del FBI también se llevaron de la residencia un total de más de 27 cajas con documentos privados y federales, siendo estos los que Trump había desclasificado previamente durante su mandato para poder construir la biblioteca de su presidencia, como es costumbre y deber de todos los mandatarios que hayan pasado por la Casa Blanca.

Con esta movida, Trump busca que los documentos incautados por el Departamento de Justicia de Biden sean devueltos a su poder y retornarlos a la biblioteca presidencial. Además, busca que se dé a conocer una lista detallada de los bienes que fueron sustraídos por el FBI durante la pesquisa.

“El Gobierno ha tratado durante mucho tiempo al presidente Trump de forma injusta”, reza una parte de la demanda redactada por sus abogados. En ella se detalla cómo el Departamento de Justicia y el FBI se han encargado de perseguir a Trump desde que dejó la Casa Blanca.

Paralelamente a esta demanda, el equipo de legal del republicano se encuentra litigando en otro tribunal de Florida la liberación de la solicitud de allanamiento que dio lugar a la redada en Mar-a-Lago, que el gobierno de Biden se niega a liberar.

Hasta ahora solo ha permitido publicar la orden de allanamiento firmada por el juez de la causa y los posibles cargos criminales que justifican dicha investigación, pero no los motivos que el gobierno de Biden presentó en escrito ante el juez para justificar algo tan improcedente en la historia estadounidense como una redada al hogar de un expresidente.

Frente a este dilema, el magistrado de la causa, Bruce Reinhart, consideró que una buena parte de esta solicitud de allanamiento (affidavit) permanecerá bajo secreto de sumario, pero una parte será dada a conocer al público, y le dio tiempo al FBI hasta mañana para analizar cuáles serán las partes que podrían ser liberadas al público.

Reinhart, un donante demócrata que trabajó como abogado del fallecido pedófilo internacional Jeffrey Epstein, es una figura completamente parcial y cómplice de la Casa Blanca de Biden. Es por ello que Trump también busca en su demanda que se apunte a un tercero independiente para que supervise el expediente y todo lo incautado por el FBI.

En el sistema penal estadounidense, la figura de tercero independiente (special master) es nombrada en una causa cuando hay preocupaciones éticas entre los actores que actúan en el caso. Generalmente, esta posición lo ocupa un juez retirado, y cumple la función de supervisar la causa siguiendo la ley.

Se espera que una parte de la solicitud de allanamiento sea liberada al público durante esta semana, mientras que la demanda presentada ayer por el equipo legal de Trump siga su curso por separado.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.