Redacción BLes- El primer ministro de Irak, Mustafa al-Kadhimi, confirmó el retiro de 2.500 soldados estadounidenses de su país. Esta acción es parte del cumplimiento de las promesas hechas por el presidente estadounidense, Donald Trump, a sus seguidores. 

En la visita que al-Kadhimi realizó a Washington a finales de agosto, pactó con el presidente Trump que los 5.200 soldados estadounidenses radicados en Irak serían retirados en un plazo de tres años, según el medio regional The New Arab del 4 de octubre. 

La compleja situación de seguridad que se experimenta desde hace décadas en esa región del mundo, no deja de preocupar a algunos de los funcionarios iraquíes.

En este sentido, el ministro de Relaciones Exteriores de Irak, Fuad Hussein, dijo que algunos sectores de su país “no están contentos” con la “peligrosa” opción de Washington de retirar sus tropas y sus diplomáticos de Irak, a pesar de que así se acordó entre los dos gobiernos. 

Hussein aún considera la posibilidad de que la administración Trump se retracte en cuanto al plan de retirar las tropas de Irak. 

Además del acuerdo entre los dos gobiernos, la base en la que residen los soldados estadounidenses es atacada constantemente.

Durante los últimos dos meses se han dirigido al menos 40 ataques contra las bases militares, la embajada y las caravanas de vehículos de contratistas. 

Uno solo de esos ataques mató a cinco niños y dos mujeres de la misma familia, al impactar a una casa vecina al aeropuerto. 

Con el retiro de las tropas de Irak Trump sigue limitando al máximo los encuentros bélicos en el extranjero, cumpliendo así con una fidelidad sus promesas. Estas acciones motivaron  varias veces su nominación al Premio Nobel de la Paz.

El éxito más reciente obtenido por Trump en sus relaciones internacionales se concretó en el tratado de paz celebrado entre Israel, y Emiratos Árabes Unidos, inicialmente, al que a continuación se unió Bahrein, y que posiblemente cuente con otros países de la región. 

Asimismo, en febrero EE. UU. logró otro acuerdo de paz con el grupo de los talibanes, luego de negociaciones que se extendieron por un año. Este acuerdo fue firmado por el secretario de Estado, Mike Pompeo, en Doha, la capital de Qatar. 

El Senador Rand Paul, republicano de Kentucky, estableció el fuerte contraste entre la gestión pacificadora de la administración Trump y los compromisos bélicos adquiridos por la administración Obama.  

“Compare al Presidente Trump con el desastroso historial de Hillary Clinton o Joe Biden, quienes constantemente pidieron más guerra”, dijo Paul, según The HIll. 

Luego agregó: “Joe Biden votó por la guerra de Irak, la cual el Presidente Trump ha llamado por mucho tiempo el peor error geopolítico de nuestra generación”.

José Hermosa-BLes.com