Convocando a 50.000 simpatizantes, el republicano recordó quién es el verdadero líder del mundo libre mientras Joe Biden se encuentra recluido tras el fracaso histórico en Afganistán.

El ex presidente Donald Trump organizó con tan solo dos días de antelación uno de sus mítines característicos en el York Family Farm, en Cullman, Alabama, y logró convocar aproximadamente 50.000 personas, un récord absoluto teniendo en cuenta que el líder republicano no está en campaña ni es candidato a nada.

La masiva convocatoria pudo estar relacionada también al enorme déficit de liderazgo que está teniendo Estados Unidos, en medio de una crisis inflacionaria, migratoria y de política exterior, tras el fracaso histórico de la retirada de Afganistán. Esto deja a muchos estadounidenses preocupados y en busca de una verdadera voz de liderazgo, mientras Joe Biden permanece de vacaciones y Kamala Harris dice que sólo se está enfocando en la ayuda humanitaria a Haití.

El evento contó con la presencia del senador trumpista Tommy Tuberville, el vicegobernador Will Ainsworth, el fiscal general de Alabama Steve Marshall y el diputado Robert Aderholt. También se destacó la presencia del diputado Mo Brooks, el congresista respaldado por Trump que tratará de ingresar al Senado en 2022 tras la jubilación del histórico senador alabamense Richard Shelby.

Brooks, a pesar de ser un ferviente militante del sector trumpista del Partido Republicano, tuvo que dejar el escenario tras ser abucheado cuando dijo que su campaña para 2022 no se enfocaría en el fraude del 2020.

Otra de las figuras políticas de alto perfil que asistieron al evento fue el CEO de la empresa MyPillow, Mike Lindell, quien está liderando un juicio contra la empresa Dominion por haber borrado todos sus registros de votación de la elección del año pasado. También asistieron los diputados Marjorie Taylor Greene, Jerry Carl y Gary Palmer, y el presidente provisional del Senado del estado de Alabama, Greg Reed.

Fuente: Derechadiario.com.ar