El expresidente republicano advirtió que durante la redada, el FBI no permitió que sus abogados supervisaran la operación y que podría deberse a que estaban plantando evidencia.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a referirse a la dictatorial movida del Departamento de Justicia de Biden cuando allanó Mar-A-Lago, su propiedad en Palm Beach, Florida, y aseguró que durante la operación se le prohibió a sus abogados presenciar la redada en su residencia.

En ese sentido, sugirió que los agentes del FBI podrían estar “plantando” pruebas allí luego de la infame redada que provocó la indignación de los republicanos por la persecución política de la Casa Blanca.

“El FBI y otros miembros del gobierno federal no permitirían que nadie, incluidos mis abogados, estuviera cerca de las áreas que fueron saqueadas y examinadas durante la redada en Mar-A-Lago”, publicó Trump en su plataforma Truth Social.

“Se les pidió a todos que abandonaran el lugar, querían que los dejaran solos, sin testigos que vieran lo que estaban haciendo, tomando o, para mí, ‘plantando’”, remató.

La Oficina Federal de Investigaciones se ha negado a proporcionar detalles sobre la redada y no se ha informado ni públicamente ni al propio Trump qué pertenencias fueron incautadas, aunque según el 45° presidente “vaciaron mí caja fuerte personal y se llevaron todas las computadoras“.

Los agentes realizaron el allanamiento por orden del Fiscal General de Biden, Merrick Garland, quien consiguió la aprobación de un juez que trabajó por una década con el pedófilo y financista demócrata Jeffrey Epstein.

Trump y los principales dirigentes republicanos condenaron la redada como motivada políticamente y denunciaron que Biden está utilizando el Departamento de Justicia como un arma política contra sus rivales. “Nada como esto le había sucedido antes a un presidente de los Estados Unidos”, dijo Trump sobre la operación del FBI.

La primera excusa que se dio fue que el FBI estaba recuperando documentos oficiales que Trump se había llevado de la Casa Blanca. Sin embargo, esto fue rápidamente desmentido dado que el presidente tiene responsabilidad sobre los documentos generados durante su mandato, y tiene 4 años para armar una “Biblioteca Presidencial” con ellos.

Luego la excusa que salió de la Casa Blanca es que estos documentos “no estaban lo suficientemente bien asegurados”, y por eso se ordenó la redada. Esto fue desmentido incluso más rápido: Trump hizo pública una conversación de su abogado con el FBI donde les indicaba que el Servicio Secreto había asegurado los documentos en Mar-A-Lago.

La realidad es que el allanamiento fue una apretada política de Biden contra su principal opositor, quien está cerca de anunciar su candidatura a presidente en 2024, y el FBI se llevó documentos vinculados con las protestas del 6 de enero del año pasado, cuando miles de simpatizantes de Trump ingresaron al Capitolio en un intento por evitar que se certifique la fraudulenta elección del 2020.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.