Redacción BLesEn su flamante discurso en el cierre de la Conservative Political Action Conference (CPAC) el domingo, el expresidente Donald Trump criticó a las grandes tecnologías por su papel censurador e instó a los líderes estatales republicanos a que impongan “sanciones importantes” contra las empresas que limitan la libertad de expresión a los conservadores.

El presidente Trump no escatimó críticas contra los poderosos medios de comunicación y redes sociales monopólicas como Twitter, Facebook y Google, en su papel afín a las ideas liberales de izquierda que buscan callar las voces de los sectores conservadores para imponer libremente su agenda izquierdista.

Ante esta situación, llamó a los gobernantes republicanos a tomar acciones concretas para imponer límites sobre los abusos de las Big Tech. 

“Ha llegado el momento de acabar con los grandes monopolios tecnológicos y restaurar la competencia justa”, declaró el presidente Trump y agregó: “Los republicanos, los conservadores deben abrir nuestras plataformas y derogar la protección de responsabilidad de la Sección 230.

Y advirtió que si el gobierno federal no hace nada para frenar los atropellos de las grandes tecnologías, la única opción es potenciar la unión ya existente entre “estados rojos”, y castigar con sanciones a las firmas como Google, Twitter y Facebook que se están llevando el mundo por delante sin respetar mínimamente las libertades individuales y colectivas de pensamiento. 

Le recomendamos:

Trump también destacó el accionar de estados como Florida y Texas quienes fueron pioneros en Estados Unidos en intentar colocar frenos a los atropellos de las grandes tecnologías. Y en este sentido, Trump llamó a los gobernadores estatales a seguir esos ejemplos para potenciar su poder y obtener logros concretos.

“El gobernador Ron DeSantis de Florida y en Texas y otros estados están haciendo esto”, señaló Trump. “Si hacen lo que están haciendo en Florida, esa legislación se aprobará, y Texas y otros tendrán un poder tremendo para hacer lo que es correcto y justo”, continuó el expresidente.

El presidente Trump sufrió una de las censuras más despiadadas que un presidente americano haya soportado, cuando las redes sociales más populares eliminaron sus cuentas poco antes de dejar el cargo como presidente de los Estados Unidos, sin ningún tipo de fundamento lógico.

Durante los meses previos, en plena campaña presidencial, Trump debió soportar incontables limitaciones a las libertades de expresión cuando los medios eliminaban sus comentarios o colocaban etiquetas señalando que la información brindada no era cierta y demás cosas por el estilo.

Trump advirtió a la multitud de CPAC que los gigantes tecnológicos debían ser más responsables y acusó a los jefes de empresas como Twitter y Facebook de actuar en contra de la Primera Enmienda, al mismo tiempo que exigió al Congreso que tomara medidas para frenarlos.  

“Todas las medidas de integridad electoral en el mundo no significarán nada si no tenemos libertad de expresión”, dijo Trump. “Si se puede censurar a los republicanos por decir la verdad y denunciar la corrupción, no tendremos democracia y solo tendremos tiranía de izquierda”.

Andrés Vacca– BLes.com