Redacción BLes- El presidente Trump firmó este martes 5 de enero una orden ejecutiva prohibiendo el uso de ocho aplicaciones chinas usadas para transacciones monetarias dentro de los Estados Unidos debido a que el régimen chino usa las compañías privadas para espiar a sus usuarios y colectar datos personales.

“Mediante el acceso a dispositivos electrónicos personales como teléfonos inteligentes, tabletas y computadoras, las aplicaciones de software conectadas a China pueden acceder y capturar vastas franjas de información de los usuarios, incluida información sensible de identificación personal e información privada”, explicó el presidente.

Y agregó que el Partido Comunista Chino, al acceder a esta información confidencial, puede rastrear a los empleados federales y contratistas del estado eventualmente recopilando informes sobre ellos.

Trump explicó que al recopilar todos estos datos personales de usuarios estadounidenses que trabajan para el gobierno, el régimen accede a información confidencial cuyo objetivo final es hacer daño económicamente a los Estados Unidos.

El presidente usó los tres ejemplos de ataques cibernéticos desde China en 2014, 2015 y 2017. En 2014, dijo el presidente, hackearon “los registros de autorización de seguridad de la Oficina de Gestión de Personal de más de 21 millones de personas”.

En 2015 atacaron la compañía de seguros de salud Athem, afectando a 78 millones de americanos. “Y el Departamento de Justicia acusó a miembros del ejército chino por la intrusión cibernética de Equifax en 2017 que comprometió la información personal de casi la mitad de los estadounidenses.”

De acuerdo a un informe previo, se supo que el régimen chino “legalizó” la práctica de espiar o recolectar datos de usuarios a través de las compañías de tecnología chinas.

Por ello, no es extraño que el presidente tome las medidas arriba mencionadas.

En esta ocasión, las empresas que la Administración prohibió son: Alipay, QQ Wallet, SHAREit, Tencent QQ, VMate, WeChat Pay, y WPS Office, CamScanner, las cuales, excepto las dos últimas, son aplicaciones para transacciones monetarias digitales.

Mediante la orden ejecutiva Trump asigna 45 días al Departamento de Comercio para llevar a cabo la prohibición, aunque se espera que entre efecto mucho antes.

La prohibición implica que las compañías digitales no puedan operar en los Estados Unidos, aunque un juez federal tendría que aprobar la medida.

En una instancia similar, la Administración solicitó la prohibición de la aplicación Tik Tok pero hasta el momento citando la libertad de expresión el juzgado federal rechazó la orden.

“Los Estados Unidos deben tomar medidas agresivas contra los que desarrollan o controlan las aplicaciones de software conectadas a China para proteger nuestra seguridad nacional”, sentenció Trump.

Países como India, dijo Trump, han prohibido hasta 200 aplicaciones chinas por “robar y transmitir subrepticiamente los datos de los usuarios de manera no autorizada a servidores que se encuentran fuera” del país.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com