Redacción BLes– El presidente Trump realizó una fuerte advertencia el domingo por la tarde, diciendo que el Departamento de Educación está analizando detalladamente el Proyecto 1619 de la revista New York Times y aseguró que las instituciones educativas que enseñan esta narración alternativa a la historia oficial de los Estados Unidos podrían dejar de recibir fondos federales. 

El Proyecto 1619 parte de la premisa de que la historia de los Estados Unidos no comenzó en 1776 como lo cuenta la historia oficial, sino que debería refundarse en el año 1619, la fecha en que los esclavos africanos llegaron a Virginia. Además, sugiere que todo lo que sigue a ese hito debería ser observado y analizado desde la perspectiva del racismo.

El particular programa fue publicado por la escritora de opinión Nikole Hannah-Jones y ganó popularidad al ser seleccionado para el Premio Pulitzer 2020 por sus comentarios. Sin embargo, recibió fuertes críticas por una gran parte de los historiadores quienes consideraron que el proyecto está plagado de inexactitudes, incluida la afirmación de que la Guerra Revolucionaria fue un esfuerzo de los colonos por preservar la esclavitud, en lugar de declarar la independencia de la monarquía británica como relata la historia oficial.

El Centro Pulitzer publicó un plan de estudios basado en el proyecto para implementar a gran escala en las instituciones escolares. Recientemente el estado de California comunicó en un tweet que lo está implementando en sus escuelas, lo que provocó la indignación del presidente Trump, quien rápidamente respondió al mensaje: “El Departamento de Educación está analizando esto”, dijo Trump en su cuenta de Twitter, “¡Si es así, no serán financiados!”

El tuit del presidente Trump está en sintonía con un proyecto de ley que el senador Tom Cotton, republicano por Arkansas, presentó en julio según informó Fox News. El proyecto de Cotton propuso negar fondos a cualquier escuela que use el Proyecto 1619 en su plan de estudios. En ese momento, las escuelas en áreas como Chicago y Washington ya habían modificado sus planes de estudio de historia incluyendo los métodos sugeridos por el programa propuesto por el Centro Pulitzer.

Paralelamente, el director de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, Russell Vought, anunció el viernes que el presidente Trump le ordenó expresamente que se asegurara de que las instituciones federales ya no incluyeran en sus curriculas la polémica  “teoría crítica de la raza”. Una teoría académica de izquierda que apunta a quebrar los cimientos históricos establecidos para imponer una reversión de los hechos desde una perspectiva racial. La teoría recibió grandes críticas fundamentadas por un gran sector de tradicionales académicos.

Además, según comunicó Vought, el presidente Trump le habría ordenado que se asegure de que las agencias federales cesen y desistan de utilizar el dinero de los contribuyentes para financiar cualquier tipo de formación antiestadounidense que incluya supuestos de privilegios de la raza blanca infundados o cualquier tipo de propaganda que enseñe que Estados Unidos es un país inherentemente racista.

Andrés Vacca-BLes.com