Redacción BLesUn informe del New York Post reportó haber visto la llegada de vuelos nocturnos provenientes de Texas llenos de inmigrantes ilegales, principalmente niños sin padres, a Nueva York donde luego son trasladados a diferentes instalaciones incluyendo Nueva Jersey.

La semana pasada periodistas del Post vieron aterrizar dos aviones en el aeropuerto del condado de Westchester de los cuales descendieron niños y adolescentes principalmente y algunos mayores de veinte.

Los vuelos llegaron a las 22:49 del miércoles y a las 21:52 del viernes, custodiados por policías que acompañaron a los inmigrantes hasta autobuses.

Aparentemente los periodistas siguieron los autobuses pues aseguran que algunos se encontraron con patrocinadores en Nueva Jersey o en instalaciones en Long Island. El informe del Post incluye fotos de los aviones y autobuses llegando a diferentes instalaciones.

El Post revisó los registros de los vuelos y estima que desde el 8 de agosto al menos 2000 inmigrantes ilegales fueron trasladados en 21 vuelos hasta Nueva York. El reporte nota particularmente que los vuelos arribaron entre la medianoche y las 6:30 a.m. cuando hay toque de queda voluntario y la zona está muy tranquila.

Las cifras más recientes de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. muestran que sólo durante los meses de julio y agosto, 37.805 menores no acompañados fueron capturados al entrar en EE.UU.

Según fuentes que son parte de la operación, estos niños sin padres son enviados en autobuses a los barrios del Bronx, Brooklyn, Queens, el norte del estado de Newburgh y Bridgeport y Danbury en Connecticut.

Uno de los destinos de los niños según pudo confirmar el Post es Mercy First una casa de monjas católicas ubicada en Syosset, Long Island, que ofrece alojamiento y servicios a “niños y adolescentes víctimas de problemas sociales”.

Mercy First tiene contrato con el gobierno federal para proveer servicios de residencia a ‘inmigrantes jóvenes’.

Escenas similares ocurrieron en Jacksonville, Florida donde aterrizan vuelos de aviones comerciales provenientes de Texas y fueron trasladados a Twin Oaks Academy, un centro de detención de menores en el Bosque Nacional de Apalachicola, cerca de Tallahassee.

La oficina del gobernador de Florida Rob De Santis, reaccionó a los reportes criticando al gobierno federal por la falta de transparencia.

“Si la Administración Biden está tan segura de que su política de fronteras abiertas es buena para nuestro país, ¿por qué el secretismo?”, declaró Christina Pushaw, vocera del gobernador. “¿Por qué la Administración Biden se niega a compartir incluso la información más básica sobre el reasentamiento de extranjeros ilegales en comunidades de nuestro estado y de todo el país?”.

El informe del Post incluye el relato de una mujer que vive frente al aeropuerto y que dijo que su bebé de ocho meses se ha estado despertando por la madrugada entre las 2, 3 y 4 de la mañana por los ruidos de los aviones.

“Me he acostumbrado al ruido habitual de los aeropuertos, pero estos aviones o jets suenan diferente. Más bajo, más grave. ¡Y vienen en mitad de la noche!”

El ex ejecutivo del condado de Westchester, Rob Astorino, candidato republicano a gobernador, dijo que se enteró de los vuelos a través de ciudadanos molestos por las violaciones del toque de queda voluntario.

“La administración Biden está extendiendo sistemáticamente la crisis de la frontera sur a las comunidades de todo el país, a menudo envuelta en el secreto y bajo el manto de la oscuridad”, exclamó el republicano.

Por su lado, funcionarios de la Casa Blanca declararon que los vuelos son parte del procedimiento normal que tiene el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) para asegurarse del cuidado de los niños sin padres hasta que se les consigue una casa o son reunidos con sus familiares.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.