Redacción BLes- La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció la creación de una comisión para investigar, aún más, los hechos ocurridos en el Capitolio el 6 de enero, luego del fracasado juicio que impulsó contra el expresidente, Donald Trump, por los mismos sucesos.

Pelosi llamó lo sucedido un “ataque terrorista doméstico” y dijo que la comisión sería similar a la que investigó los ataques del 11 de septiembre del 2001, en los que murieron miles de personas, de acuerdo con The Daily Beast del 15 de febrero. 

Los demócratas acusan al expresidente Trump de haber incitado a la violencia durante la manifestación pacífica que convocó el 6 de enero en busca de integridad electoral.

Con base en esas acusaciones montaron apresuradamente un juicio que declaró a Trump inocente de esos cargos, lo que desató la furia de Pelosi, quien dos días más tarde configuró esta investigación de alto nivel. 

Es de prever que al mencionar un “ataque terrorista doméstico”, Pelosi consolide y active una serie de medidas coercitivas iniciadas desde el año pasado y fortalecidas el 6 de enero.

Los demócratas, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, readaptaron una legislación que ya había sido presentada en el 2020 para prohibir las manifestaciones de MAGA (sigla en inglés de Hacer a América Grande Otra Vez), en favor del entonces presidente Donald Trump, y clasificarlas como “terrorismo doméstico”.

Dado que el movimiento MAGA constituye la mayor fuerza política opuesta a los demócratas, la acción se interpreta como un acto de criminalización de la oposición, al mejor estilo comunista.  

El periodista y escritor Paul Sperry escribió en su cuenta de Twitter: 

“Los demócratas tanto en la Cámara como en el Senado están planeando redactar una ley para clasificar las manifestaciones de MAGA como ‘actividad terrorista nacional’ y requieren que el FBI, el Departamento de Justicia y el DHS tomen medidas para prevenir tal ‘terrorismo interno’. El senador Durbin lidera el esfuerzo junto con el representante Schneider”.

En este sentido, los demócratas presentaron un polémico proyecto de ley que, al parecer, amenaza con sustituir las libertades civiles, llamado Ley de Prevención del Terrorismo Doméstico de 2021 (DTPA, por la sigla en inglés).

Para el autor Robert Wheeler: “La DTPA es esencialmente la criminalización de la palabra, la expresión y el pensamiento. Lleva la cultura de la cancelación un paso más allá y prácticamente proscribe las opiniones impopulares”, según escribió el 27 de enero en el sitio web The Organic Prepper.

Y agrega: “Esta ley facultará a los servicios de inteligencia, a las fuerzas del orden e incluso a las alas militares de la clase dirigente estadounidense para reprimir a las personas que se adhieran a determinados sistemas de creencias e ideologías”.

La aparente “caza de terroristas domésticos”, ya parece haber sido puesta en marcha, dado que el FBI allanó casas de seguidores del expresidente estadounidense, Donald Trump, sin que se conozcan los motivos, porque no participaron de la manifestación del 6 de enero, lo que podría haber sido una causa. 

“Importante: El FBI está allanando las casas de los partidarios de Trump que no estaban dentro del Capitolio, incluido un agente de la DEA al que se le confiscó el arma y las credenciales”, escribió el periodista investigador Paul Sperry, del New York Post en un tuit del 6 de febrero. 

Y agregó: “Pero la mayoría de los archivos del caso dicen: ‘Entrevistado, participó en actividades de 1ra. Enmienda, cerrado’. El mismo escrutinio no se aplica a los agitadores de Antifa/BLM que estaban allí”, refiriéndose a los disturbios ocurridos en el Capitolio el 6 de enero.

Asimismo, otros ciudadanos también expresaron su preocupación por la utilización que se le podría dar a la ley.

“Preocúpese mucho. Estados Unidos está desapareciendo como país libre”, escribió el internauta @AlistairNic  aludiendo a la DTPA el 30 de enero.

Ante el creciente fortalecimiento de la fuerza política que personifica Trump, la comisión anunciada por Pelosi sugiere una escalada de la represión en su contra.

José Hermosa-BLes.com