Redacción BLes – Un sacerdote católico demandó al gobernador de California, Gavin Newsom, por prohibir los servicios religiosos en la iglesia y un juez dictaminó que “todo el acoso” a los feligreses por parte de los funcionarios de salud “cesará inmediatamente”.

El Padre Trevor Burfitt, sacerdote de la Sociedad de San Pío X (SSPX) demandó por las peticiones y el sufrimiento de los fieles que no podían asistir a misa ni ejercer sus derechos a la libertad religiosa, según Life Site News del 23 de diciembre. 

Por su parte el juez del Tribunal Superior de California, Gregory Pulskamp, se basó en las decisiones de la Corte Suprema que invocan la garantía de la libertad religiosa de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, “incluso durante una pandemia”.

Pulskamp, respaldo su fallo en los veredictos del Tribunal Supremo sobre los casos en los que la Diócesis católica romana de Brooklyn demandó al gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo y la iglesia de Harvest Rock demandó a Newsom”, reveló Catholic World Report.

“Pero incluso en una pandemia, la Constitución no puede ser apartada y olvidada”, fue el concepto de la Corte Suprema de Nueva York.

Agregando: “Las restricciones en cuestión aquí, al impedir que muchos asistan a los servicios religiosos, atacan el corazón de la garantía de la libertad religiosa de la Primera Enmienda”, con lo que creó un precedente liberador. 

Le recomendamos:

Burfitt anteriormente había desafiado las disposiciones del encierro y fue descubierto por los funcionarios de salud de Los Ángeles, quienes encontraron a 11 fieles saliendo de la iglesia por la puerta trasera.

Como consecuencia la iglesia recibió dos citaciones de 500 dólares el 15 de octubre.

Esta imposición de las autoridades es “considerada inconstitucional”, y no se pueden hacer cumplir, según el abogado Paul M. Jonna de la Sociedad St. Thomas More, que representa a Burfitt.

En la serie de controvertidas medidas tomadas por los gobiernos para, supuestamente, contrarrestar la dispersión del virus PCCh (Partido Comunista de China) el abogado Robert Kennedy Jr, advierte que los gobiernos progresistas junto con las grandes corporaciones y élites atentan contra la democracia mundial.

“Esta es una agenda de bioseguridad impulsada por productores farmacéuticos que esclavizarán a la raza humana y nos sumergirán en una pesadilla distópica, donde fuerzas apocalípticas de ignorancia y codicia gobernarán nuestras vidas y arruinarán a nuestros hijos”, señaló Kennedy en un discurso en Berlín, Alemania, a fines de agosto. 

En esta ocasión Kennedy se refirió con esperanza al presidente estadounidense, Donald Trump, como alguien que podría impedir que se cumplieran esos siniestros pronósticos. 

Durante su discurso, Kennedy destacó: “Nuestra esperanza es el presidente Trump. Debemos ganar para evitar que estos globalistas destrocen nuestro mundo y nos quiten todas nuestras libertades”.

José Hermosa – BLes