Redacción BLes– El mayor sindicato sanitario de Estados Unidos declaró que sus miembros no deberían estar obligados a recibir la vacuna contra el virus PCCh (Partido Comunista Chino).

“Tanto si hay una impugnación legal que podamos hacer, como si se trata de una impugnación puramente organizativa que podamos hacer, no vamos a ceder sin más”, dijo George Gresham, presidente del SEIU (Sindicato Internacional de Empleados de Servicios) Local 1199, al noticiario local de Nueva York Gothamist.

Cientos de miles de enfermeras y cuidadores de Nueva Jersey, Florida, Washington, Maryland y Massachusetts están representados por la organización neoyorquina, que se autoproclama como el mayor sindicato sanitario del país.

“No estamos de acuerdo con un mandato de la vacuna COVID-19. Un enfoque de mano dura no funcionará y sólo creará una mayor frustración para los héroes de la atención sanitaria que han estado luchando contra esta pandemia cada día durante los últimos 15 meses”, dijo Gresham en un comunicado el 11 de junio.

Un día antes, el Hospital Metodista de Houston declaró que 153 trabajadores habían sido despedidos o habían renunciado debido a su negativa a tomar las vacunas para continuar con su empleo. Se ordenó a los empleados que se pusieran la vacuna a pesar de tener una autorización de uso de emergencia, lo que constituía una violación de la ley federal, según los demandantes. Su abogado prometió llevar el asunto hasta el Tribunal Supremo tras la desestimación de la demanda.

Le recomendamos: John McAfee, ¿VÍCTIMA del ESTADO PROFUNDO?

Ad will display in 09 seconds

“Muchos de mis clientes contrajeron COVID como resultado de tratar a pacientes seropositivos, y el agradecimiento que el Hospital Metodista les da ahora es una carta de despido”, afirmó el abogado de los trabajadores, Jared Woodfill.

El New York-Presbyterian Hospital no se quedó atrás y puso en marcha normas idénticas a las del Houston Methodist, pero en lugar de una fecha límite de junio, dio a su personal hasta el 1 de septiembre para obedecer.

Los informes indican que el New York-Presbyterian Hospital obligaría a todo su personal a someterse a la vacunación contra el virus PCCh, a pesar de que ninguna de las vacunas había recibido la plena autorización de la FDA.

Gresham habló con Steve Corwin, director general del New York-Presbyterian Hospital, sobre las preocupaciones de los miembros del sindicato.

Aunque Gresham afirmó haber tomado ambas dosis y ha aconsejado a los miembros del sindicato que lo hagan, sostiene que los empleados “tienen derecho a tomar su decisión sobre su propia salud.”

La Asociación de Enfermeras del Estado de Nueva York (NYSNA) se opuso igualmente a la vacunación obligatoria. “La NYSNA se opone firmemente a la vacunación obligatoria de los proveedores de atención sanitaria contra la COVID-19 como condición para el empleo o como mandato estatal o federal”, dijo en un comunicado.

El presidente de la Asociación Médica Americana, Gerald Harmon, declaró que su organización se resiste a las obligaciones de vacunación contra el virus PCCh, al menos en este momento. Tales indicaciones, advirtió, “pueden conllevar el riesgo de erosionar la confianza y socavar los objetivos de salud pública.”

Amy Laurence – BLes.com