Redacción BLes- El jugador de la NBA, Rudy Gobert, se pronunció en contra de las violaciones a los derechos humanos que lleva a cabo el régimen comunista chino.

De acuerdo al sitio Outkick, el pívot de Utah Jazz escribió una historia en Instagram que decía simplemente “lo malo es malo”. Sin embargo, al hacer clic en la publicación se redirige a un posteo de su compatriota francés, el actor Omar Sy, el cual manifestaba la grave situación de la comunidad uigur en China.

 “Millones de musulmanes uigures son detenidos y torturados en los campos de concentración de China”, escribió Sy en el post. “No por lo que hacen, sino por lo que son. Es el mayor encarcelamiento masivo del siglo XXI. Tiene que terminar”, agregó terminando el post con la frase “#Uigures libres”.

De acuerdo al sitio deportivo, el post de Gobert es el primer jugador de la NBA en mostrar públicamente su preocupación por los campos de concentración en China.

La NBA comunicado recientemente que había cerrado una instalación de entrenamiento en el área de Xinjiang, que es justamente la región donde se encuentra recluida la minoría musulmán uigur, informó Daily Caller.

Diversos informes han sacado a la luz que más de un millón de uigures han sido detenidos en 85 campos de concentración en China para que renuncien a su fe en el marco de las persecuciones religiosas que lleva a cabo el Partido Comunista Chino (PCCh).

Además de los uigures, también son perseguidos, entre otros grupos religiosos, los cristianos, los budistas tibetanos y los practicantes de Falun Dafa (también conocido como Falun Gong).

El destacado abogado británico de derechos humanos, Sir Geoffrey Nice QC, pidió recientemente la formación de un tribunal independiente en Londres para investigar si los abusos del PCCh contra los musulmanes uigures constituyen genocidio o crímenes contra la humanidad.

Nice, quien anteriormente dirigió el enjuiciamiento del expresidente yugoslavo Slobodan Milosevic en la Corte Penal Internacional, presidió el Tribunal Independiente sobre la Sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia en China, conocida como el Tribunal de China. Este jurado determinó que estaba “fuera de toda duda” que la extracción forzada de órganos autorizada por el estado con fines de lucro ha estado ocurriendo en China durante años y “en una escala significativa”.

El tribunal chino argumentó que estos órganos provienen principalmente de creyentes encarcelados, la mayoría de los cuales son practicantes de la antigua práctica china llamada Falun Dafa.

Miguel Díaz-BLes.com