Redacción BLes– Un grupo de libertad religiosa anunció esta semana que el Sistema de Salud Metodista, con sede en Dallas, había permitido finalmente a al menos cuatro empleados eludir el mandato de vacunación por motivos de sensibilidad religiosa, tras haber rechazado primero su solicitud.

El Sistema de Salud Metodista había emitido su mandato de vacunación a todos los empleados, incluidos los médicos, el personal médico, los voluntarios, los proveedores, los estudiantes y el personal contratado. Se esperaba que la política afectara a hasta 10.000 personas y que entrara en vigor tan pronto como el 1 de octubre, informó Fierce Healthcare.

Aquellos que se nieguen a seguir las normas tendrán que renunciar o enfrentarse al despido. Algunos empleados dijeron que solicitar las exenciones no era una tarea fácil.

El Liberty Counsel, con sede en Florida, ha recibido quejas de varios miembros del personal del hospital diciendo que su solicitud de exención había sido rechazada, incluso cuando era por razones religiosas, informó Life Site News el jueves 9 de septiembre.

Una de las quejas decía que las conexiones de las vacunas con líneas de células fetales abortadas chocaban con sus creencias religiosas. Pero el hospital rechazó sus preocupaciones y la solicitud.

“MHS [Methodist Health System] acusa a los empleados de ignorancia religiosa y fraude”, escribió Liberty Counsel en una carta, “ya sea por creer en la ‘información errónea’ de que las inyecciones están asociadas con las líneas de células fetales abortadas, o por tener creencias teológicas que supuestamente contradicen la declaración pública de su denominación declarada en contra de las inyecciones”.

Contrarrestando las alegaciones del hospital de que tales preocupaciones eran falsas, recordando que todas las vacunas COVID-19 utilizadas en EE.UU. fueron “producidas por, derivadas de, fabricadas con, probadas en, desarrolladas con, o de otro modo conectadas o asociadas con líneas celulares de fetos abortados”.

Afirmando que el hospital había violado las leyes estatales que permiten a las personas elegir su tratamiento médico basándose en sus creencias religiosas, el grupo advirtió de una demanda contra el hospital de Dallas.

Según Life Site News, el hospital MHS concedió inmediatamente exenciones a cuatro empleados apenas unas horas después de la intervención del Liberty Counsel.

“El Comité de Exención volvió a analizar algunas de las solicitudes de exención que fueron presentadas y que habían sido inicialmente denegadas… y ha revertido su decisión inicial y ahora ha aprobado su exención”, dice la notificación del hospital.

El grupo de libertad religiosa dijo que la situación de las solicitudes de exención rechazadas ilegalmente estaba más “extendida” que sólo los cuatro empleados que buscaban ayuda de él, instándoles a seguir denunciando su caso.

A finales de julio, el gobernador Greg Abbott (republicano de Texas) había emitido una orden ejecutiva en la que declaraba que su estado se enfrentaría a un estallido de COVID-19 instando a la responsabilidad personal, por lo que declinaba cualquier aplicación de un mandato.

El presidente Joe Biden, que poco a poco se había vuelto más agresivo con sus políticas contra la pandemia, había criticado este enfoque.

Laura Enrione – BLes.com