Redacción BLesUn mes después de que entrara en vigor la ley estatal SB 8, que prohíbe los abortos al detectar el latido del corazón de los bebés no nacidos, Texas registra un descenso del 50% de las interrupciones de los embarazos, señala un estudio de la Universidad de Texas en Austin.

“Sin embargo, el número de abortos practicados en los centros del estado puede disminuir aún más cuanto más tiempo permanezca en vigor la SB8”, proyecta el informe del 29 de octubre. 

El estudio comparó los 4.313 abortos practicados en septiembre de 2020, con los 2.164 abortos ocurridos el mes pasado, evidenciándose así la gran disminución.

Es de considerar que con respecto al número de abortos realizados en agosto de 2021 el porcentaje de la reducción es casi el 60%, porque en ese mes se frustró la gestación de 5.377 bebés no nacidos.  

Los investigadores obtuvieron los datos de 19 de los 24 proveedores de servicios de abortos del estado, que suelen ejecutar el 93% de todos los abortos del estado, de acuerdo con Townhall. 

La ley SB 8 prohíbe el aborto a partir de la detección de la actividad cardíaca del bebé, lo que puede tener lugar entre 5 y 6 semanas después de la última menstruación de la madre.  

Igualmente, permite exenciones en caso de emergencias médicas. También habilita a casi cualquier persona para que demande a los que “ayuden e instiguen” a una mujer a realizar un aborto. 

Si bien las mujeres que infrinjan la ley no pueden ser demandadas, quienes la “ayuden o instiguen” pueden ser acusados e incurrir en una multa de 10.000 dólares más los costos de los honorarios legales.

Es de tener en cuenta que el gobierno de Texas ofrece paralelamente atención a las madres que a pesar de sus dificultades se hacen responsables de dar a luz a sus bebés. 

En este sentido, “el programa estatal Alternativas al Aborto promueve el parto y ofrece servicios de apoyo a las mujeres embarazadas y sus familias, a los padres adoptivos y a los padres que han sufrido un aborto espontáneo o la pérdida de un hijo”, ofrece en su sitio web. 

Asimismo, el fundador de la Alianza por la Vida de Texas, Joe Pojman, informó de los resultados obtenidos por su organización.

“Mientras tanto, casi doscientos proveedores del exitoso programa estatal Alternativas al Aborto ofrecen una amplia gama de servicios a las mujeres con embarazos no planificados durante tres años después del nacimiento del bebé”, dijo Pojman.  

Y agregó: “La Legislatura asignó 100 millones de dólares para los próximos dos años para esos servicios para 150.000 mujeres al año”.

Hasta ahora es la ley de aborto más restrictiva a nivel estatal en los Estados Unidos, y otros estados como Florida empezaron a presentar proyectos de ley similares. 

Reflejando la Ley de latidos del corazón de Texas, el representante estatal republicano de Florida, Webster Barnaby, presentó el proyecto de ley HB167. 

En ejercicio de esta posible ley sería necesario realizar pruebas para determinar si el bebé no nacido tiene latidos, y luego se informa a la madre de los resultados. Los médicos no están autorizados a realizar ningún procedimiento sin los resultados de las pruebas.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.