Redacción BLes– Los propietarios de armas de fuego podrán llevarlas ocultas en cualquier lugar de Texas sin necesidad de obtener un permiso estatal a partir del 1 de septiembre.

El proyecto de ley 1927 de la Cámara de Representantes, también conocido como ley de portación constitucional, permite a los tejanos llevar armas tranquilamente en lugares públicos sin necesidad de obtener una licencia.

La legislación, que el gobernador Greg Abbott (republicano) firmó el 16 de junio, convierte al Estado de la Estrella Solitaria en la 21ª jurisdicción desde mediados de la década de 1990 que permite a sus residentes llevar armas ocultas sin necesidad de permiso. Utah, Vermont, Virginia Occidental, Montana, Nuevo Hampshire y Dakota del Norte también han promulgado leyes similares.

Antes de septiembre, los tejanos necesitaban licencias estatales, comprobaciones de antecedentes, formación en seguridad y un cierto grado de destreza para llevar armas ocultas en público.

“Para mí, este proyecto de ley tiene que ver con dos cosas: el avance de la autodefensa y la creencia -y la confianza- en que los ciudadanos respetuosos de la ley pueden hacer uso de su derecho a la autodefensa en virtud de la Segunda Enmienda portando un arma de mano”, dijo en un comunicado el patrocinador del proyecto de ley, el senador estatal Charles Schwertner (republicano). “Creo que es un avance que va a mejorar la seguridad tanto del individuo como de la sociedad en general”.

El investigador del Instituto Cato, Trevor Burrus, está de acuerdo en que la nueva ley hará descender el índice de criminalidad porque las futuras víctimas podrían tener más posibilidades de sobrevivir si van armadas.

Sin embargo, la fiscal del condado de Harris, Kim Ogg (demócrata), no está convencida de que las armas de fuego sean la solución.

“A medida que la evolución de las leyes de armas da a más gente acceso a las armas con más frecuencia, nos preocupa que podamos ver más desacuerdos que se conviertan en tiroteos y casos de lesiones y muertes por armas de fuego debido a un acceso negligente”, dijo según el Washington Examiner.

La ley recibió el apoyo de la mayoría de los legisladores estatales. Fue aprobada por el Senado estatal en una votación de 18 a 13, y por la Cámara de Representantes estatal (84 a 56) en mayo.

Dan Knight  – BLes.com