Redacción BLesUn hospital pediátrico de Houston, Texas anunció que no llevará más a cabo terapias hormonales para niños transgénero en respuesta a las acciones recientes del gobernador Greg Abbott y el fiscal general Ken Paxton quienes indican que constituyen prácticas abusivas, citando la ley estatal.

En febrero, el gobernador de Texas, Greg Abbott, había ordenado al Departamento de Familia y Servicios de Protección (DFPS, por sus siglas en inglés) que consideren los procedimientos quirúrgicos y las drogas transgéneros como abuso, según indicó CNN.

Además, solicitó que se investigue “cualquier caso informado de niños de Texas que estén sujetos a procedimientos abusivos de transición de género”. 

El gobernador expidió la orden mediante una carta fechada el 22 de febrero del 2022, luego de que el fiscal general del estado, Ken Paxton, asegurara que dichas prácticas constituían una violación a la ley de Texas. 

La ley estatal “exige la obligación de informar a todos los profesionales con licencia que tienen contacto directo con niños que pueden ser objeto de dicho abuso, incluyendo médicos, enfermeras y maestros, y establece sanciones penales por no denunciar dicho abuso infantil”, dice la carta. 

“La ley de Texas también exige al DFPS la obligación de investigar a los padres de un niño que sea sometido a estos procedimientos abusivos de transición de género, y a otras agencias estatales de investigar las instalaciones con licencia en los que puedan tener lugar dichos procedimientos”, dice en otro tramo la orden emitida por el gobernador. 

En un comunicado, el Texas Children’s Hospital, informó el cese de todos los procedimientos para tratar el cambio de género de los niños y dijo que era una respuesta directa a la opinión legal del fiscal general Ken Paxton.

“Después de evaluar las acciones del fiscal general y del gobernador, el Texas Children’s Hospital detuvo las terapias recetadas relacionadas con hormonas para los servicios de afirmación de género. Este paso se tomó para proteger a nuestros profesionales de la salud y a las familias afectadas de posibles ramificaciones legales penales”, se lee en el comunicado.

“Me alegra saber que hoy el Texas Children’s Hospital detuvo sus procedimientos de abuso infantil”, tuiteó Paxton después del anuncio.

La medida del Hospital de Houston prosiguió a la que tomó el Children’s Medical Center de Dallas, que cerró la atención de niños con disforia de género en noviembre del año pasado.

El Children’s Medical Center, en asociación con UT Southwestern, aplicaban el programa conocido como GENECIS, que administraba medicamentos bloqueadores de hormonas a niños de hasta 10 años de edad y hacía derivaciones para cirugías de “cambio de sexo”, según LifeSiteNews.

Orden poco clara para algunos

Algunos profesionales médicos subrayan que hay algunos grises en la acción llevada a cabo por el gobernador Abbott, y que no saben cómo proceder.

Según informó Fox 4, el Dr. Marcial Oquendo, pediatra en Dallas y miembro de la Sociedad Médica del Condado de Dallas, opinó al respecto diciendo que debido a que la directiva del gobernador no es ley, los hospitales no saben lo que constituye abuso infantil.

“Hasta que quede claro cuáles son y qué constituye no informar y qué constituye el abuso real… ¿Son solo medicamentos? ¿O son solo las cirugías? ¿Es todo? ¿Incluso es asesoramiento?”, dijo Oquendo. “Hay muchas preguntas que aún necesitan una respuesta más clara, y muchas personas están tratando de resolverlas”.

Qué dice el fiscal general Ken Paxton

La opinión legal de Paxton que emitió el 18 de febrero, se aplica a procedimientos médicos, como las cirugías de mutilación genital, “varios de los cuales tienen el efecto de la esterilización”, y cualquier otro procedimiento que involucre extirpar partes o tejidos del cuerpo sanos, así como medicamentos bloqueadores de la pubertad.

“Cada uno de los procedimientos y tratamientos de ‘cambio de sexo’ enumerados anteriormente, cuando se realizan en niños, pueden constituir legalmente abuso infantil” según la ley estatal, escribió el fiscal general republicano. 

“Al considerar cuestiones de abuso infantil, es probable que un tribunal considere el derecho fundamental a la procreación, los problemas de daño físico y emocional asociados con estos procedimientos y tratamientos, las leyes de consentimiento en Texas y en todo el país y las normas existentes sobre abuso infantil”,  continuó Paxton.

“El Código de Familia de Texas es claro: causar o permitir un daño sustancial al niño o al crecimiento y desarrollo del niño es abuso infantil. Los tribunales han sostenido que un procedimiento quirúrgico innecesario que extrae una parte sana del cuerpo de un niño puede constituir una lesión o daño real y significativo para el niño”, agregó Paxton.

Vanesa Catanzaro Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.