Redacción BLes – El estado de Texas presentó la primera demanda dirigida contra el recién asumido presidente Joe Biden. Se trata de una fuerte acusación contra la disposición que suspende las deportaciones de extranjeros ilegales, como parte de una “amnistía general”. Se espera que varios estados republicanos realicen demandas similares en las próximas semanas. 

La demanda de Texas contra el nuevo gobierno de los Estados Unidos por ordenar la detención de la mayoría de las deportaciones de inmigrantes indocumentados, implica la primera demanda importante que desafía las políticas del presidente Biden a solo dos días de asumir su mandato.  

Según reportó Newsmax,  el fiscal general de Texas, Ken Paxton, asegura que la disposición comunicada desde el Departamento de Seguridad Nacional, estaría incumpliendo con la legislación federal al omitir la participación del estado afectado, en este caso, Texas. Se espera que muchos otros estados republicanos en situaciones similares también realicen demandas del tipo.

Paxton también denunció a la administración por no hacer cumplir las leyes de inmigración y otorgar una “amnistía general” a favor de los inmigrantes ilegales.

“En su primer día en el cargo, la Administración Biden dejó de lado las leyes de inmigración promulgadas por el Congreso y suspendió la expulsión de los extranjeros ilegales cuya expulsión está obligada por esas mismas leyes”, dijo Paxton en la demanda.

El fiscal además de exponer la ilegalidad de la disposición del presidente Biden, expuso su falta de compromiso con el estado de Texas, con quien se había comprometido a trabajar en conjunto en este tipo de problemáticas.

“Ignoró los principios constitucionales básicos y violó su compromiso por escrito de trabajar en cooperación con el estado de Texas para abordar las preocupaciones compartidas sobre la aplicación de la ley de inmigración”.

La demanda de Paxton solicita a la corte federal que declare ilegal el memorando del Departamento de Seguridad, a fin de impedir que los acusados sean beneficiados con la orden.

Según argumenta la demanda, el memorando afecta a casi todos los extranjeros ilegales con deportaciones pendientes, incluidos aquellos cuya expulsión se ordenó después de una “audiencia completa y justa” y se determinó que no tienen derecho a más beneficios de inmigración.

En un comunicado en su página oficial Paxton mostró su preocupación al respecto de la nueva normativa diciendo: “Nuestro estado defiende la sección más grande de la frontera sur de la nación. La falta de hacer cumplir la ley de manera adecuada pondrá en peligro directa e inmediatamente a nuestros ciudadanos y al personal de las fuerzas del orden”.

Varios republicanos han advertido sobre los peligros de las políticas de flexibilización en las políticas de inmigración que ya están implementando los demócratas y probablemente continuarán en expansión. 

Uno de ellos es el senador por Florida Marcos Rubio, considerado un referente de los inmigrantes legales de los Estados Unidos, quién hace unos días dijo al respecto de las políticas inmigratorias de Biden

“Antes de lidiar con la inmigración, tenemos que tratar con el COVID, asegurarnos de que todo el mundo tiene la oportunidad de encontrar un buen trabajo, y hacer frente a la amenaza de China”.

Y continuó diciendo: “Estados Unidos siempre debe dar la bienvenida a los inmigrantes que quieren ser estadounidenses. Pero necesitamos leyes que decidan quién y cuánta gente puede venir aquí, y esas leyes deben ser seguidas y aplicadas”.

Rubio sigue la línea del expresidente Trump, quien siempre se manifestó a favor de los inmigrantes legales, que vienen a Estados Unidos para cumplir un “sueño americano” y aportar con su fuerza y/o intelecto al desarrollo del país. Pero sin dejar de aplicar el peso de ley sobre aquellos que vienen a promover las drogas, la trata de personas y la delincuencia en general.

Por Andrés Vacca – BLes.com