Redacción BLes– Texas ha presentado una nueva demanda federal contra el presidente Joe Biden argumentando que sus políticas violan la ley federal, no están colaborando con la situación crítica de desborde en la frontera Sur con México y además están causando una importante afluencia de extranjeros ilegales infectados con el virus PCCh, poniendo en peligro la salud pública y la floreciente recuperación económica del estado.

El nuevo procedimiento legal, el séptimo presentado por Texas contra la administración Biden desde la toma de posesión del presidente, busca un regreso a las políticas fronterizas de la era Trump.

Además de las denuncias habituales por el desinterés por parte de la Casa Blanca de responder ante los miles de migrantes que intentan ingresar al país tras los incentivos generados por el gobierno federal para que esto suceda, se suma ahora también una denuncia que acusa al presidente Biden de profundizar la crisis sanitaria tras no cumplir con los protocolos pactados para prevenir los contagios del virus PCCh entre los migrantes y hacia la sociedad estadounidense.

“La absoluta indiferencia del presidente Biden a la crisis de salud pública en Texas al dar la bienvenida y alentar las reuniones masivas de extranjeros ilegales es hipócrita y peligrosa. Este imprudente cambio de política sofoca la reapertura de la economía de Texas en un momento en que las empresas más lo necesitan y cuando nuestros hijos necesitan volver al aprendizaje en persona lo antes posible “, dijo el Fiscal General de Texas, Ken Paxton, en un comunicado anunciando el desafío legal, reportó Fox News.

La administración Biden se ha enfrentado a un aumento de quejas y denuncias por parte de los estados fronterizos, particularmente en Texas, de donde han surgido imágenes impactantes de instalaciones superpobladas en lugares como Donna, donde se puede ver a los migrantes en fotos amontonados uno al lado del otro. 

Los funcionarios de Texas también han protestado en ocasiones por casos en los que los migrantes con COVID positivo fueron liberados en los Estados Unidos sin ningún tipo de restricción.

Le recomendamos:

Resulta curioso analizar cómo los demócratas y el propio presidente Biden intentaron demonizar al gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, por decidir hace dos meses levantar las restricciones contra el virus PCCh en pos de apoyar la reapertura de la economía, apostando al prudente accionar de los ciudadanos, mientras ahora no hacen nada para impedir que los inmigrantes sean amontonados unos con otros durante días generando importantes focos de contagio del virus PCCh y luego liberándolos a pesar de saber que contagiaran a los ciudadanos estadounidenses.

La denuncia también acusa a la administración de no hacer cumplir una ley federal de larga data que requiere que los inmigrantes sean detenidos si transmiten una enfermedad de importancia para la salud pública.

Los críticos han acusado a Biden de empeorar la situación al eliminar las protecciones fronterizas de la era Trump como los Protocolos de Protección al Migrante (MPP) y no aplicar las protecciones de salud pública del Título 42 a los niños no acompañados, cuyo número ha aumentado rápidamente en los últimos meses. 

La denuncia acusa a la administración de haberse “desviado apresurada e ilegalmente de sus propias reglas para un gran número de extranjeros ilegales y creado una crisis innegable en nuestra frontera sur”.

“En lugar de utilizar la autoridad de los CDC para prevenir la introducción de extranjeros cubiertos en los Estados Unidos durante una pandemia, los acusados ​​han optado por tomar cursos de acción que han resultado en la liberación de decenas de miles de extranjeros en Texas y los Estados Unidos”, dice la demanda. “En ausencia de la intervención de este Tribunal, tales liberaciones continuarán en el futuro previsible”.

El estado de Texas ya ha demandado a la administración Biden por diversos motivos, siendo esta la séptima oportunidad. Las demandas anteriores van desde cuestiones ligadas al libertinaje de la administración Biden sobre cómo trata a inmigrantes ilegales con antecedentes delictivos graves, hasta cuestiones ligadas a la decisión de la Casa Blanca respecto a suspender los proyectos de desarrollo del oleoducto Keystone XL de forma unilateral poniendo en riesgo el trabajo de miles de ciudadanos.

 Andrés Vacca– BLes.com