Redacción BLes El Departamento de Servicios para la Familia y de Protección de Texas (DFPS), declaró que la cirugía para el cambio de sexo en niños, constituye abuso infantil, acorde a lo que informó Fox News.  

La resolución, firmada por el Director del DFPS, Jaime Masters, fue en respuesta a la solicitud que envió el 6 de agosto el gobernador Greg Abbott, para que la agencia encargada de proteger de los abusos negligencia o explotación, de los niños, ancianos y personas con discapacidades, haga una aclaración sobre el tema según la interpretación de la Ley de Texas vigente. 

“Someter a un niño a mutilación genital a través de una cirugía de reasignación crea una ‘amenaza genuina de daño sustancial por daño físico al niño’”, escribió Abbott a Master.  

“Esta definición amplia de ‘abuso’ debe cubrir un procedimiento quirúrgico que esterilizará al niño, como la orquiectomía o la histerectomía, o extirpará partes del cuerpo que de otro modo serían sanas, como la penectomía o la mastectomía, mencionó también en su carta.

Las cirugías que buscan alterar la identidad sexual del menor un niño y proveerle una identidad transgénero, se considerará una forma de abuso infantil, a partir de esta resolución. 

“La mutilación genital de un niño mediante cirugía de reasignación es abuso infantil, sujeto a todas las reglas y procedimientos relacionados con el abuso infantil”, respondió Masters en su carta al gobernador Abbot.

Le recomendamos: Britney Spears se declara CATÓLICA, pero luego hace algo INESPERADO

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Reafirmó lo expresado por Abbott en su carta, acerca de que dicha mutilación puede causarle al niño una “amenaza genuina de daño sustancial a causa de una lesión física”, haciendo hincapié en que ese procedimiento quirúrgico altera físicamente los genitales de un niño con fines no médicos, pudiendo infligir un daño irreversible al cuerpo de los niños.

Subrayó además que “por lo general, los niños bajo el cuidado y la custodia de los padres carecen de la capacidad legal para consentir tratamientos quirúrgicos, lo que los hace más vulnerables”.

Sin embargo, aclaró Masters, hay algunas situaciones en las que la cirugía genital podría ser necesaria y por ende no constituir un abuso. Entre los casos exceptuados, enumeró:

“Un niño cuyas partes del cuerpo han sido afectadas por una enfermedad o un traumatismo, o que hayan nacido con un trastorno genético del desarrollo sexual médicamente verificable, como la presencia de tejido ovárico y testicular”, también en caso de niños que “no tienen la estructura cromosómica sexual normal para hombres o mujeres, según se determina mediante pruebas genéticas”.

Por último en su resolución mencionó lo que establece el Código de Familia de Texas, acerca de cómo debe proceder un profesional ante la sospecha de abuso infantil. 

“Un profesional que tenga causa para creer que un niño ha sido o puede ser abusado, debe reportar esa creencia al DFPS dentro de las 48 horas siguientes a la primera sospecha de abuso”, agregando que los profesionales con licencia del Estado, ya sean médicos, maestros, responsables de guardería, entre otros, no pueden delegar esta obligación de informar. 

Según reportó Fox News, no informar el abuso de un niño, o su sospecha, constituye un delito menor de Clase A punible, que puede ser penado con hasta un año de cárcel, con una multa de hasta $ 4,000 o ambas cosas.

Vanesa Catanzaro – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.