Redacción BLes– Los agentes de la Patrulla Fronteriza en Texas han capturado a un asesino convicto que había intentado entrar ilegalmente en EE.UU. después de haber sido deportado por su crimen, informó la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. (CBP) en un comunicado de prensa.

El hombre, un ciudadano hondureño identificado, fue declarado culpable de homicidio en Miami, Florida, y condenado a 18 meses de prisión y tres años de libertad condicional. Posteriormente fue deportado de Estados Unidos, dijo el departamento en un comunicado.

Los agentes de la patrulla fronteriza del Valle del Río Grande lo detuvieron el lunes 27 de septiembre, junto con otros cinco hondureños que cruzaron la frontera. Por intentar su regreso a EE.UU., podría enfrentarse a hasta 20 años de cárcel si es declarado culpable de reingreso ilegal después de la deportación, que es un delito federal.

“El Departamento de Seguridad Pública de Texas está trabajando codo con codo con la patrulla fronteriza para detener a los inmigrantes ilegales, incluido uno que fue condenado previamente por asesinato en Miami”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott (R), en un tuit.

“Miles de policías del DPS y la Guardia Nacional de Texas trabajan sin descanso para asegurar nuestra frontera”, añadió.

Abbott y los republicanos, en general, han sido críticos acérrimos del objetivo del presidente Joe Biden de tener políticas fronterizas más humanas.

Algunos solicitantes de asilo ilegales, como los haitianos, se vieron obligados a abandonar su país por una serie de apuros. Los republicanos argumentaron que peligrosos delincuentes y contrabandistas podrían aprovecharse de la entrada ilegal en Estados Unidos.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza han descubierto más de 440 escondites de inmigrantes ilegales sólo en el sector del Valle del Río Grande, en lo que va del año fiscal 2021, según el comunicado de la CBP. Los agentes también han detenido a 325 miembros de pandillas, incluyendo más de 150 de ellos en el Valle del Río Grande.

Sin embargo, en la reciente represión de más de 10.000 migrantes ilegales que se reunieron bajo el Puente Internacional en Del Río, la mayoría haitianos, los funcionarios no pudieron evitar las críticas por cuestiones humanitarias.

“No se me asociará con la decisión inhumana y contraproducente de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados haitianos e inmigrantes ilegales a Haití, un país en el que los funcionarios estadounidenses están confinados en recintos seguros debido al peligro que suponen las bandas armadas que controlan la vida cotidiana”, dijo Daniel Foote, alto diplomático estadounidense en Haití.

Foote presentó su dimisión el 23 de septiembre por su decepción con la forma en que la administración Biden gestionó la afluencia de inmigrantes ilegales en Del Río.

El jefe del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, ha subrayado que la administración Biden está comprometida con el trato humano de los migrantes, pero sólo si los solicitantes de asilo eligen una vía legal.

“Si vienen a Estados Unidos ilegalmente, serán devueltos. Su viaje no tendrá éxito y estará poniendo en peligro su vida y la de su familia”, dijo.

Laura Enrione– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.