Los residentes de Texas ahora pueden demandar a Facebook, Twitter y YouTube por presuntamente censurar su contenido después de que un tribunal federal de apelaciones se pusiera del lado de la ley del estado que restringe la forma en que las redes sociales pueden moderar sus plataformas.

El fallo de 15 palabras que permite que la ley, que había sido bloqueada el año pasado, entre en vigor tiene importantes consecuencias potenciales, reportó Younoticias.

Más inmediatamente, crea nuevos riesgos legales para los gigantes tecnológicos y los expone a una posible ola de litigios que, según los expertos legales, sería costoso y difícil de defender.

La ley de Texas establece que es ilegal que cualquier plataforma de redes sociales con 50 millones o más de usuarios mensuales en EEUU “bloquee, prohíba, remueva, elimine la plataforma, desmonetice, reduzca el impulso, restrinja, niegue el acceso igualitario o la visibilidad, o discrimine de otra manera la expresión”.

La ley crea una enorme incertidumbre sobre cómo funcionarán realmente las redes sociales en Texas, según los expertos legales, y plantea preguntas sobre cómo se verán los espacios en línea de los usuarios y qué contenido pueden encontrar allí, o si las empresas pueden siquiera efectuar sus servicios.

El fallo también prepara el escenario para lo que podría ser un enfrentamiento de la Corte Suprema sobre los derechos de la Primera Enmienda y, posiblemente, una reinterpretación dramática de esos derechos que afecta no solo a la industria tecnológica sino a todos los estadounidenses, y décadas de precedentes establecidos.

En resumen, la decisión ha permitido que Texas declare temporada abierta en plataformas tecnológicas, con enormes ramificaciones para todos en el país. Podría remodelar los derechos y obligaciones de todos los sitios web, nuestra relación con la tecnología e Internet, e incluso nuestra comprensión básica y fundamental de la Primera Enmienda.

Orígenes de la ley de Texas

Los orígenes de la ley de Texas, HB 20, se encuentran en la crítica republicana de que las plataformas tecnológicas discriminan políticamente a los usuarios conservadores, una acusación que las empresas han negado y que los investigadores de moderación de plataformas dicen que hay poca evidencia sistémica para respaldar.

La ley, que busca abordar el desequilibrio percibido, fue bloqueada en diciembre por un juez de un tribunal de distrito que dictaminó que era inconstitucional según la Primera Enmienda. Esa decisión se produjo meses después de que una ley similar, en Florida, también fuera bloqueada por la misma razón.

Pero todo eso cambió esta semana, cuando en los argumentos orales en la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito, un panel de tres jueces confundió las plataformas de redes sociales con los proveedores de servicios de Internet, cuestionó que Facebook y Twitter sean sitios web y expresó su sorpresa de que un servicio como Twitter pudiera “simplemente decidir” qué contenido aparece en su plataforma como algo natural.

El fiscal general de Texas, Ken Paxton (2D), y el fiscal general de Missouri, Eric Schmitt (2L), hablan con los periodistas frente a la Corte Suprema de EE.UU. en Washington, el 26 de abril de 2022.

El resultado fue la decisión de anular la orden judicial de primera instancia que había impedido que la ley de Texas entrara en vigor. El fallo llevó rápidamente al fiscal general de Texas, Ken Paxton —quien también está facultado para demandar a las empresas de tecnología en virtud de la HB 20— a declarar la victoria.

Fuente: Miami Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.