Redacción BLes– El viernes 12 de febrero, dos legisladores del estado de Tennessee presentaron un proyecto de ley para permitir que los padres de los niños por nacer puedan objetar si es que la madre quisiera realizarse un aborto, reportó Breitbart.

Dos republicanos, Mark Pody y Jerry Sexton introdujeron la SBO494 en la Cámara de Representantes de Tennessee para permitir “que una persona solicite a un tribunal una orden judicial que prohíba a una mujer embarazada del hijo no nacido de esa persona que se someta a un aborto”. 

“En este caso, estamos diciendo que queremos que ese padre sea tan padre como lo es la madre, se necesitaron dos para crear este ser humano, y creemos que deben tener esa oportunidad de criar a ese niño”, dijo el legislador Pody. 

El requisito establecido por la SBO494 es que el padre pruebe ante la corte que es el padre biológico del niño por nacer para poder realizar el reclamo. No obstante, la medida también permitirá que la madre presente sus argumentos de por qué desea proceder con el aborto, ya que actualmente es legal en los Estados Unidos. 

A partir de la presentación por parte del padre, la corte cuenta con 14 días para resolver la disputa. 

Estados republicanos fortalecen su postura provida

Tennessee se suma a los numerosos estados republicanos que han comenzado a medidas preventivas para frenar la agenda proaborto de la Administración de Joe Biden que prometió hacer del aborto la “ley de la tierra”. 

Alabama recientemente presentó la HB237 obligando a los hospitales o clínicas donde se realicen abortos a proveerles del cuidado necesario para salvarles las vidas a los bebés que nacen vivos después del aborto. La legislación también busca penalizar criminalmente a los que no la cumplan. Kentucky aprobó la “Ley de protección de los niños nacidos vivos” que desempeña el mismo rol y Mississippi presentó un proyecto de ley muy similar para que los bebés que nacen vivos, reciban el cuidado necesario.

Arizona aprobó la SB1457 prohibiendo los abortos eugenésicos, aquellos realizados cuando el médico diagnostica que el niño tendrá, por ejemplo, síndrome de Down. La ley también penalizará criminalmente a las clínicas que realicen abortos bajo este argumento.

En Arkansas se aprobó la ley de protección al niño no nacido (SB6) que básicamente prohíbe los abortos salvo que la vida de la madre esté en peligro. 

Florida presentó un proyecto de ley para prohibir los abortos pasadas las 20 semanas. 

Iowa presentó el proyecto de ley HSB41 para cortar la financiación estatal a las proveedoras de abortos en el estado, pero para que sea ley, los iowanos tendrán que votar para modificar la Constitución. 

Montana tiene cuatro proyectos de ley camino a la legislatura estatal, que combinadas lograrían: prohibir el aborto después de las 20 semanas; obligar a las clínicas que realizan los abortos a cuidar a los bebés que nacen vivos después del aborto; que las mujeres que buscan abortos reciban la información necesaria de los riesgos que implica la operación; y finalmente regular la venta de las drogas que inducen el aborto y prohibirlas directamente en los ambientes escolares. 

Carolina del Sur busca prohibir los abortos después de las 8 semanas de embarazo, que es cuando se pueden detectar los latidos del corazón del bebé.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com