Redacción BLes – El piloto de un helicóptero que logró con éxito un aterrizaje forzoso la semana pasada en el condado de Delaware, Pensilvania, dijo que Dios fue su “copiloto” y que se sentía afortunado por ello, tras haber sido dado de alta el domingo del hospital al que fue trasladado, acorde a lo que reportó Fox News.

Daniel Moore es el piloto del helicóptero que se estrelló el martes 11 de enero frente a la Iglesia Metodista Unida de Drexel Hill, en el que se encontraban a bordo cuatro personas, incluida una niña de 2 meses, una enfermera y un médico de vuelo, todos los cuales lograron salir con vida.

“Tuve a Dios como mi copiloto ese día, nos ocupamos de la tripulación y aterrizamos en su patio delantero, así que fue algo agradable”, dijo Daniel Moore a una multitud que lo esperaba fuera del hospital para vitorear, entre los que se encontraba su familia, amigos y el personal del hospital. 

Increíblemente, tampoco nadie resultó herido en tierra, cuando el helicóptero médico Eurocopter EC135 propiedad de Air Methods que se dirigían desde Chambersburg, Pensilvania al Hospital Infantil de Filadelfia, se precipitó en el terreno de la iglesia de un barrio residencial.

Moore dijo que no recordaba “mucho de nada” sobre el accidente que lo dejó con varias lesiones, incluidas ocho costillas rotas, cuatro fracturas de vértebras y una fractura de esternón por la que fue sometido a una operación. “Recuerdo despertarme y ver a toda una compañía de bomberos mirándome, es una sensación muy buena”. 

El afortunado piloto también elogió a la enfermera que viajaba a bordo por haberlo sacado de debajo del helicóptero y a su médico de abordo por haber dejado al bebé a salvo y apagar las llamas que se habían encendido en la nave, enfatizando que ellos eran los verdaderos héroes.

“Me alegro de estar aquí y me alegro de haber recuperado a mi tripulación con vida”, dijo. “Siempre le digo a la gente que yo simplemente conduzco el autobús; los héroes están atrás, trabajando con el paciente”.

“Obviamente, este piloto tenía un gran dominio del helicóptero y fue capaz de aterrizarlo de forma segura, teniendo en cuenta el bien de la comunidad”, dijo el jefe de bomberos de Upper Darby, Derrick Sawyer. “Fue un milagro en el que no se perdieron vidas ni se dañaron propiedades”, acorde a lo que reportó Philadelphia CBS un día después del accidente. 

La prometida de Moore que estuvo a su lado el domingo cuando salió del hospital, expresó unas palabras sobre el milagroso aterrizaje, asombrada por sus habilidades para realizar las  maniobras necesarias que salvaron las vidas de la tripulación.

“Lo que ocurrió ese día fue un milagro”, dijo Gail Miller, y añadió: “Cuando hablé con mis hijos, les dije que ese día había dos pilotos en ese avión, Dan y Dios, y que esquivó la iglesia y las líneas eléctricas. Nadie en tierra resultó herido. Hubo una intervención divina”.

Vanesa Catanzaro – BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.