Redacción BLes- A pesar de que no han terminado los conteos de votos ni el colegio electoral lo ha definido así, el candidato demócrata presidencial, Joe Biden, actúa como si fuera el presidente electo, por lo que organizó un equipo de trabajo, encargado de la supuesta transición.

Asimismo, dentro de ese equipo de trabajo se encuentran varios miembros de las organizaciones del especulador internacional George Soros, quien invirtió más de 70 millones de dólares en la campaña, según The Washington Free Beacon del 11 de noviembre. 

Los miembros de las organizaciones de Soros participarían en el Departamento de Estado, en la Misión de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, y en la Oficina de Protección Financiera del Consumidor.

Esas funciones serían desempeñadas, en teoría, por Sarah Cross, directora de defensa de las Fundaciones de Sociedad Abierta de Soros, Michael Pan, un asesor especial en la oficina ejecutiva de la misma y Diane Thompson, miembro de la Junta Directiva del Gobierno de esa sociedad, respectivamente.

Durante la administración Obama también hubo miembros de las organizaciones de Soros con libre acceso a ella.

Además, otros dos miembros del equipo de transición pertenecen al grupo de reflexión New America, que también recibe dinero de Soros. En su consejo de administración se halla el hijo de Soros, Jonathan.

Seis funcionarios más para la transición pertenecen al Centro para el Progreso Americano de John Podesta, quien recibió un millón de dólares de Soros el año pasado. 

Estas personas fueron distribuidas en el Tesoro, la Reserva Federal, el Departamento de Trabajo, el Departamento del Interior, el Consejo de Seguridad Nacional y la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos, de acuerdo con The Washington Free Beacon. 

También pasaron al equipo de transición cinco personas más vinculadas al Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y al Instituto Roosevelt, que obtuvieron cientos de miles de dólares de las organizaciones de Soros. 

Por otro lado, Soros habría tenido una fuerte injerencia en las elecciones de Estado Unidos a través de la Alianza para la Democracia, de la que Soros es cofundador.

Esta organización fijó un presupuesto de 275 millones de dólares para invertir contra el presidente estadounidense, Donald Trump, en las elecciones. 

Te puede interesar:

La intervención de Soros en la campaña presidencial es tan profunda que el Dr. Frank Wright, columnista, presidente y CEO de D. James Kennedy Ministries, escribió: “George Soros está tratando de robar la elección”, citando al autor Richard Poe.

Wright agregó sobre Soros: “tiene todo un equipo de expertos, los mejores expertos del mundo…. Y ellos están absolutamente tratando de robar esta elección”, publicó Townhall el 1° de noviembre.

De este modo se puede inferir el rumbo que podría tomar una administración dirigida por los demócratas, a través de Joe Biden. 

Recientemente, la presidenta del movimiento marxistas Black Lives Matter (BLM, por la sigla en inglés) también exigió a Biden la recompensa para su grupo, dado que según ella unos 60 millones de votos fueron motivados por su activismo político.

José Hermosa-BLes.com