Redacción BLesReconocidas firmas de Wall Street, junto a corporaciones multinacionales y enormes bufetes de abogados se están asociando con el Centro de Justicia de Brennan, un centro de asesoría legal fuertemente financiado por el multimillonario izquierdista George Soros, con el objetivo de presionar a los legisladores y autoridades estatales contra cualquier tipo de iniciativa con miras a reformar su proceso electoral para intentar mejorarlo, tal como sucedió en Georgia.

Después de que los legisladores de Georgia aprobaron una amplia reforma legislativa para proteger el sistema electoral estatal de futuras manipulaciones y fraudes, incluida la exigencia de una identificación con foto para votar, los ejecutivos corporativos con tendencias izquierdistas han criticado la medida y muchos sugieren que boicotearán al estado trasladando negocios a otra parte. 

Ahora, según reportó New York Times, los ejecutivos corporativos de Fortune 500, las firmas de Wall Street y los abogados de algunas de las oficinas legales más grandes del país están trabajando en conjunto con el Centro de Justicia Brennan para presionar a los legisladores estatales para que no aprueben reformas electorales similares.

El Centro de Justicia de Brennan tiene como objetivo atacar a legisladores estatales conservadores en Georgia, Texas, New Hampshire, Florida, Michigan y Arizona que, según ellos, promueven “proyectos de ley supresores de votantes”. 

Las acusaciones infundadas son sobre disposiciones que exigen simplemente una identificación de votante para quienes votan a través de la boleta en ausencia, lo que ayuda a garantizar que no se realicen envíos masivos no solicitados de las boletas y el incremento de las multas para los funcionarios estatales que se nieguen a limpiar las listas de votantes.

Le recomendamos:

“Muchas de las firmas más poderosas de Wall Street también forman parte del esfuerzo”, asegura el New York Times, “entre ellas Simpson Thacher; Skadden Arps; Akin Gump; Cravath, Swaine y Moore; Cuerdas y Gray Sullivan y Cromwell; Weil, Gotshal & Manges y Wachtel Lipton”.

Una coalición de 60 firmas de abogados importantes se ha unido al conglomerado. Brad Karp, presidente de la firma de abogados Paul Weiss y organizador del grupo dijo al respecto: “Planeamos desafiar cualquier ley electoral que imponga barreras innecesarias al derecho al voto y que prive del derecho al voto a los grupos subrepresentados en nuestro país”, dijo Karp.

Lo cual, si Karp estaba haciendo referencia a las nuevas normativas de Georgia, resulta contradictorio y falaz, teniendo en cuenta que los cambios propuestos son justamente para eliminar posibles fraudes y manipulaciones malintencionadas de las elecciones. Lejos están las nuevas normativas de impedir el voto de gente que esté legalmente habilitada a votar.

Durante el fin de semana, más de 100 ejecutivos izquierdistas discutieron en una reunión la importancia para ellos de oponerse públicamente a una reforma electoral como la de Georgia. La reunión incluyó a ejecutivos de la compañía de tarjetas de crédito American Express, la compañía farmacéutica Merck & Co. y la compañía de ropa Levi Strauss & Co., entre otras.

El representante republicano Jim Banks, jefe del Comité de Estudio Republicano (RSC), ha estado advirtiendo a los líderes republicanos para que corten los lazos con las corporaciones y Wall Street a favor de proteger los intereses de la clase media y trabajadora contra la invasión del poder corporativo concentrado que ejerce presión para imponer legislaciones izquierdistas y globalistas.

“¡Ninguna corporación debería ser más poderosa que el gobierno que elijas!”, escribió Banks en su cuenta de Twitter:

Andrés Vacca– BLes.com