Redacción BLes- La autora conservadora estadounidense, Candace Owens, se prepara para demandar a los verificadores de noticias de Facebook, (Fact-checkers, en inglés) que suelen censurar los contenidos de los usuarios de esa red. 

Como primer paso Owens busca contactar con los abogados destacados que la representarán ante los tribunales, porque dice que los verificadores han demonizado su cuenta, según The Daily Wire del 17 de noviembre. 

“Es hora de verificar a los verificadores”, dijo Owens en un video publicado en Twitter. “Voy a poner al descubierto a estos tontos y a averiguar cuál es la relación que tienen con Facebook”.

“¡¿Adivina qué?! Estoy demandando OFICIALMENTE a los “Fact-Checkers” que son solo activistas, realmente”, escribió Owens en uno de sus tuits al que adjunta un video suyo. 

Como ejemplo, Owens relató que los verificadores la acosaron por uno de sus mensajes en Facebook, cita que compartió la información de un médico sobre el virus PCCh, y por eso la penalizaron desmonetizando sus mensajes. 

“Literalmente, un médico dio su opinión sobre COVID-19, que yo compartí, y Facebook emitió una sanción contra mi cuenta porque dijeron que solo la información con la que están de acuerdo sobre COVID-19 … era aceptable”, dijo Owens, según Fox News.

Y agregó: “Decidí que no me iba a rendir y a sentarme”, fue la advertencia de Owens. Los verificadores de hechos… son activistas de la izquierda que cierran tu discurso si no les gusta”.

En este sentido, Owens también resaltó que amenazan los derechos de los estadounidenses y de todos los usuarios sobre la libre expresión.

“Apoyen nuestros esfuerzos legales hoy mientras luchamos contra los verificadores de hechos de Facebook, enfrentando a aquellos que están suprimiendo la libertad de expresión, pensamiento, y expresión a través de nuestro gran país”.

De hecho, las principales redes sociales: Facebook y Twitter se convirtieron en una pesadilla para quienes comparten con sus seguidores opiniones de tono conservador, o que se alejen de las políticas de sus propietarios.

Son muchas las ocasiones en las que estas redes sociales gigantescas se toman atribuciones que atentan contra las libertades de sus usuarios, sin autoridad para ello.

En uno de los casos recientes más criticado cerraron la cuenta del New York Post y censuraron las múltiples evidencias que señalaban la aparente corrupción del candidato demócrata presidencial, Joe Biden, y de su hijo Hunter. 

Te puede interesar:

No menos acérrima es la persecución de Twitter a los mensajes relativos al fraude electoral que enloda el proceso electoral estadounidense. 

Su mismo CEO, Jack Dorsey, reveló que en solo dos semanas, entre el 27 de octubre y el 11 de noviembre, había eliminado cerca de 300 mil tuits sobre las elecciones. Además de marcar o eliminar unas 50 publicaciones del presidente Donald Trump.

Ciertamente, la red de verificadores que utiliza Facebook en todo el mundo despierta sospechas al comprobar quienes participan de su financiación, entre ellos el magnate y especulador financiero George Soros.

Por una parte está la aparentemente independiente Red Internacional de Verificación de Datos (International Fact-Checking Network, IFCN), cuyos miembros determinan qué publicaciones son fidedignas y cuáles no, según RT.

La IFCN es parte del Instituto Poynter para Estudios Mediáticos y fue creada en el 2015. En los últimos años obtuvo dinero de Google, de la MacArthur Foundation, de Bill and Melinda Gates Foundation, de la Carnegie Foundation, de la Open Society Foundations [de George Soros] y de Omidyar Network, entre otras.

Los contenidos de Facebook en casi todo el mundo quedan a cargo de verificadores  bajo la estricta supervisión del Instituto Poynter, y deben adelantar los procesos de selección y cumplir las normas de “verificación de veracidad”, además de firmar el código de principios de la IFCN, obtener la certificación y aceptar las revisiones del mismo instituto.

José Hermosa-BLes.com