Redacción BLes– El miércoles 7 de julio, los trabajadores de emergencias dieron la desgarradora noticia a las devastadas familias de que no había posibilidad de vida bajo los restos del complejo de condominios de Florida.

Tras una serie de informes cada vez más deprimentes de las autoridades de emergencia en los que se decía a los familiares de las víctimas que se prepararan para el peor de los casos, ahora el equipo ha cambiado oficialmente su misión de búsqueda de restos.

“En este momento, hemos agotado realmente todas las opciones disponibles en la misión de búsqueda y rescate”, dijo la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, en una conferencia de prensa, según Associated Press. “Todos hemos pedido a Dios un milagro, por lo que la decisión de pasar del rescate a la recuperación es extremadamente difícil”.

La misión de rescate no ha sido sencilla en todo momento. En dos ocasiones tuvieron que posponerla debido a la inestabilidad de la estructura restante y a los preparativos para su demolición.

La búsqueda prosiguió el miércoles bajo las rigurosas condiciones meteorológicas de la tormenta tropical Elsa, que -aunque amainó significativamente al mediodía- golpeó al equipo con fuertes vientos de 30 millas por hora un día antes, haciendo la misión de rescate aún más peligrosa.

Le recomendamos: TRUMP IMPARABLE: DENUNCIÓ a las Big Tech y EXIGIÓ el CESE INMEDIATO de la CENSURA

Ad will display in 09 seconds

El recuento de víctimas del miércoles ha ascendido a 54, con la adición de otros ocho cadáveres descubiertos ese día, según el alcalde. Además de los treinta y tres cuerpos identificados, todavía hay otros 86 desaparecidos entre los escombros.

En una reunión privada, la jefa adjunta de los bomberos de Miami-Dade, Raide Jadallah, informó de que el equipo continuaría buscando a las víctimas desaparecidas sin perros de rescate ni dispositivos de escucha.

“Nuestra única responsabilidad en este momento es dar un cierre”, comunicó la noticia a las devastadas familias.

Según Jadallah, el “derrumbe en forma de panqueque” en el condominio de Surfside es del tipo desafortunado que permite pocos espacios habitables, a diferencia de los que pueden caer en forma de W que aún pueden albergar supervivientes vivos.

“Cuando un panqueque se derrumba, por desgracia, es un piso o una pared sobre un piso sobre un piso sobre un piso”, dijo. “Normalmente, una persona tiene un tiempo determinado en cuanto a la falta de comida, agua y aire. Este derrumbe no ofrece nada de eso”.

La decisión también se tomó a partir de una evaluación de factores de ingeniería, médicos y de otro tipo.

“Los otros factores que tenemos que incluir, ya sabes, el hecho de que no recibimos en la alerta (de) un K-9, un viaje de sensor hacia adelante, el sonido, y cualquier visual utilizando nuestras cámaras. La última alerta conocida que recibimos fue en las primeras horas del día del derrumbe”, añadió Jadallah.

Las autoridades dijeron que el cambio formal de rescate a recuperación se produciría a medianoche, con una ceremonia de silencio fijada para poco después de las 19.00 horas.

Las familias se prepararon poco a poco para la noticia de que sus parientes no habían sobrevivido, después de haber esperado en un principio rescates milagrosos.

“Para algunos, lo que nos dicen es casi una sensación de alivio cuando ya saben (que alguien ha muerto), y pueden empezar a poner fin a ese capítulo y empezar a seguir adelante”, dijo la bombera y paramédica de Miami-Dade Maggie Castro, que ha informado a las familias a diario.

Laura Enrione – BLes.com