Redacción BLes – Mientras los demócratas de la Cámara de Representantes impulsan el juicio político contra el presidente de los EE. UU., Donald J. Trump, la prensa destacó una nueva ‘teoría de la conspiración’ que dice que el mandatario usa saleros y pimenteros más grandes que sus invitados.

Los principales medios coincidieron en publicar el jueves la supuesta noticia en la linea de anteriores relatos como aquel en el que atacaron al entonces candidato a la presidencia por comer KFC (Kentucky Fried Chicken) con un cuchillo y un tenedor. ¿Estamos preparados para dejar que este lunático dirija nuestro país?”, se preguntaba la editora del Huffington Post, Abigail Williams.

Otro incidente destacable, de acuerdo a medios como el Time o la CNN, fue que tras ser elegido presidente descubrieron que en La Casa Blanca le servían dos bolas de helado con su tarta de chocolate, mientras que a los demás le daban solo una.

Ahora, Mark Knoller de CBS News, volvió a ‘elevar el listón una marca más’ revelando en su cuenta de twitter que el presidente Trump usó un salero y un pimentero más grande que sus comensales durante un almuerzo, que celebró en la Sala de Gabinete con los embajadores del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Tal afirmación fue confirmada por el corresponsal de La Casa Blanca de Voice of America, Steve Herman, antes de que James Pasley, del Business Insider se lanzara a investigar archivos fotográficos, para concluir que los expresidentes Obama, Bush y Clinton usaban condimentadores del mismo tamaño que sus invitados.

El dato de Pasley también fue ratificado por Pete Souza, el fotógrafo oficial de la Casa Blanca del ex presidente Barack Obama.

“Otro movimiento de poder”

Pero Pasley, fue un paso más allá y sugirió que la dimensión de los mismos podrían ser “otro movimiento de poder” del presidente “junto con sus feroces apretones de manos y trajes voluminosos”. 

Con el ‘Shakergate’ (una combinación humorística de las palabras condimentador en inglés y la terminación ‘gate’  en referencia al escándalo ‘Watergate’ del expresidente Nixon) a la vista, el equipo gráfico del Business Insider incluso completó el informe remarcando los saleros y pimenteros con círculos y flechas rojas como hacen los “teóricos de la conspiración”, describió RT.

Los partidarios del presidente Trump no tardaron en criticar la noticia en las redes sociales argumentando que los medios deberían enfocarse en cosas verdaderamente importantes como, por ejemplo, el caso de la red de pedofilia vinculada a personajes de la élite dirigida por Jeffrey Epstein, quien falleció en circunstancias poco claras.

Otro tuitero también señaló con incredulidad que los periodistas debían haber “alcanzado el síndrome de trastorno por Trump cuando te hacía estallar su salero”.

En ese marco, algunos medios alternativos arremetieron contra las corporaciones periodísticas de Estados Unidos diciendo que el “misterio” oculto tras los saleros del presidente podría ser simplemente “un cebo para los medios: un intento de desviar la atención del circo de juicio político y exponer a los periodistas anti-Trump como los payasos que realmente son”.

[súmate a nuestro grupo “Latinos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: El momento preciso, el lugar preciso, la gente precisa

videoinfo__video2.bles.com||d7da7b8ab__

Ad will display in 09 seconds

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.