Redacción BLesTras la trágica muerte de la directora de fotografía de la película “Rust”, Halyna Hutchins, en la que el actor Alec Baldwin disparó el arma que le quitó la vida, el reconocido abogado y analista estadounidense, Jonathan Turley, considera que el causante podría ser acusado legalmente.

“El problema es que Baldwin no era simplemente un actor. También era uno de los productores en un sitio que, según se informa, había experimentado descargas y quejas anteriores sobre la seguridad del sitio”, describió Turley el 24 de octubre.

En este sentido, la legislación vigente en el estado de Nuevo México contempla penas de hasta 18 meses de cárcel y 5.000 dólares de multa si se comprueba que hubo “un patrón de negligencia, incluyendo descargas anteriores de estas armas de utilería”, dijo también Turley.

Y agregó: “La responsabilidad más probable para Baldwin provendría de la responsabilidad civil en forma de una acción de muerte por negligencia. De hecho, la cuestión no es si se presentará la primera demanda por daños y perjuicios, sino cuándo”.

De llegar a este punto de los acontecimientos, no solo Baldwin sería acusado, sino también los otros productores, bajo el cargo de “homicidio involuntario” por “la comisión de un acto lícito que pueda producir la muerte de manera ilícita o sin la debida precaución y circunspección”.

Entre las irregularidades presentadas durante la filmación de esta película se cuentan tres descargas accidentales de armas, lo que haría dudar de que se hayan cumplido las precauciones o los protocolos necesarios para evitar estos eventos que segaron una vida.

Asimismo, hubo conflictos laborales con los trabajadores que se quejaban porque tenían que conducir 80 kilómetros cada día antes de iniciar sus labores, porque los productores no les pagaban hoteles cercanos al lugar de trabajo.

Para empeorar el contexto en contra de los responsables, hay varios factores que señalan la probable ocurrencia de negligencia en cuanto al cuidado de los factores que garantizaran la seguridad en el escenario.

“No hubo reuniones de seguridad. No había ninguna garantía de que no volviera a ocurrir. Todo lo que querían hacer era prisa, prisa, prisa”, declaró uno de los miembros del equipo de trabajo, de acuerdo con Turley.

Otro de los testigos dijo que para evitar complicaciones los productores: “trajeron a gente no sindicalizada para poder seguir rodando”.

Por otro lado, los auxiliares del set de producción hasta podrían demandar por negligencia que pudiera haberles causado angustia emocional.

En este contexto, el abogado de Costa Law en Los Ángeles, California, Joseph Costa, coincide con el concepto de Turley sobre el cargo de homicidio por negligencia, el cual se agrava al tener en cuenta de que era muy fácil confirmar si el arma estaba cargada o no con balas letales. 

“Como productor ejecutivo, estás en una posición de control y puedes ser procesado penalmente. Es el equivalente a beber y conducir, es decir, alguien puede no haber tenido la intención de causar un gran daño, pero lo hace”, conceptuó Costa.

Por su parte, el marido de Halyna Hutchins comentó: “Sí, Alec Baldwin fue el productor principal, pero podría descubrirse que otro productor hizo más para recortar gastos. No creo que haya nada tan grave como una acusación de asesinato, pero esto va a ser una pesadilla legal para Baldwin”.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.