Redacción BLesUn grupo de senadores republicanos liderados por Tom Cotton, presentaron el 25 de febrero una legislación para revocar el acceso de ciudadanos chinos a visas de entrada múltiple de 10 años, una política que, según argumentaron, ha permitido el libre ingreso y sin controles de chinos que provocaron enormes riesgos para la seguridad nacional.

El programa de visas de 10 años, se implementó por primera vez en el año 2014 durante la administración Obama, y otorga a los ciudadanos que se beneficien con ella una cantidad de visitas ilimitada mientras continúe en vigencia el permiso. 

Los senadores republicanos Tom Cotton, Rick Scott, Marsha Blackburn, Ted Cruz y Marco Rubio presentaron la Ley de Seguridad de Visas, buscando poner fin al acceso irrestricto de China a este tipo de visas. El senador Cotton abogó por una disposición similar en su informe recientemente publicado, “Vencer a China: Desacoplamiento de objetivos y la larga guerra económica”.

El proyecto de ley solicita al gobierno de los Estados Unidos que revoque el privilegio y vuelva a la visa anterior de un año, a menos que el régimen cese sus “actividades malignas”, su provocación militar hacia Taiwán; opresión de hongkoneses, musulmanes uigures, tibetanos y toma de rehenes de ciudadanos extranjeros. La legislación no se aplica a Taiwán ni a ciertos residentes de Hong Kong.

“Hasta que el Partido Comunista de China ponga fin a sus violaciones sistemáticas de los derechos humanos y la libertad religiosa, Estados Unidos no puede seguir siendo cómplice al ofrecer visas de entrada múltiple de 10 años a ciudadanos chinos”, dijo la senadora Marsha Blackburn.

La senadora continuó argumentando que sólo mediante la implementación de una Ley como la planteada, se detendrá la puerta giratoria que el PCCh ha utilizado durante tantos años, al mismo tiempo que exigirá responsabilidad en el esfuerzo global de derechos humanos.

Le recomendamos:

Según argumentaron los propios senadores, el régimen comunista chino ha aprovechado la política preferencial de visados para beneficio propio al enviar agentes que realizaron tareas de espionaje contra Estados Unidos.

“Desde 2014, el Partido Comunista de China ha tenido acceso a visas de negocios y de turismo de 10 años, que permiten a los ciudadanos chinos entrar y salir de Estados Unidos como les plazca. Al emitir estas visas, Estados Unidos ha dado la bienvenida al PCCh, sus agencias de inteligencia y aquellos a quienes han cooptado con los brazos abiertos. Esta fue una mala decisión en 2014 y es hora de que arreglemos este error”, dijo Cotton en un comunicado.

El Departamento de Justicia ha procesado a decenas de personas vinculadas a China. Solo en 2020, los fiscales estadounidenses identificaron a seis personas que ocultaron sus vínculos militares chinos para estudiar en Estados Unidos. Los arrestos de oficiales militares chinos encubiertos llevaron a  más de 1.000 de esos investigadores a  abandonar Estados Unidos, dijo un alto funcionario del Departamento de Justicia en diciembre del año pasado.

 Andrés Vacca– BLes.com