Redacción BLes- La senadora demócrata Elizabeth Warrren (D-MA), quien integraría la lista de legisladores que conformarían el gabinete presidencial de Joe Biden, lo ha instado a evadir al Congreso para que comience a instaurar la agenda “más progresista” de todos los tiempos, aún cuando no ha terminado por definirse las elecciones presidenciales en EE. UU.

Warren, quien se disputó la candidatura demócrata con Joe Biden en las primarias de su partido, escribió el pasado jueves en un artículo de opinión del Washington Post que el éxito de la campaña de Biden, así como su fórmula vicepresidencial, la senadora Kamala Harris, se debía a la “política económica y racial más progresista” nunca antes vista.

En su artículo de opinión elogió los planes que tiene Biden y Harris en materia de seguro social, medio ambiente y atención médica, sin tener presente que algunas otras propuestas controvertidas como la de desfinanciar a la policía, condujeron a que la Cámara de Representantes, presidida por los demócratas perdiera varios escaños en las elecciones.

Te puede interesar:

Sin embargo, en cierta manera la senadora habría reconocido las dificultades a las que se enfrentan las políticas progresistas de su partido dado el hecho de que el pueblo estadounidense eligió una mayoría republicana tanto en el Senado como en el Congreso.

“Necesitamos cumplir [las promesas progresistas], incluso cuando los líderes republicanos no pueden reconocer el resultado de las elecciones y planean detener al Congreso”, escribió en su columna de opinión.

Para Warren, el hecho de que los republicanos hayan salido favorecidos en las elecciones por un amplio margen tan sólo representa un “resultado electoral” al cual no se molesta en restarle importancia y valor.

A su argumento añade que “hay muchos cambios importantes que una administración de Biden-Harris puede lograr a través de órdenes ejecutivas y acciones de la agencia desde el primer día”.

De acuerdo a lo recogido por The Blaze, Warren, quien cree que Biden debería prescindir el congreso, dice que debería:

Cancelar miles de millones en deuda de préstamos estudiantiles.

Omitir patentes para empresas que han gastado millones de dólares en fondos de investigación para desarrollar medicamentos que salvan vidas.

Aumentar el salario mínimo para todos los contratistas federales a 15 dólares por hora.

Establecer un “Grupo de Trabajo sobre Disparidades Raciales y Étnicas” para “revisar las disparidades raciales en el financiamiento de una pandemia”.

Declarar emergencia nacional por ‘crisis climática’.

La senadora demócrata hizo uso del típico argumento socialista para culpar a las personas de buenos ingresos de la brecha en la desigualdad social: “Adoptar una agenda impopular y tímida que afianza aún más a los ricos y bien conectados nos llevará a más división, más ira, más desigualdad y un agujero aún mayor del que salir”, dijo.

De acuerdo con el New York Post, el pasado martes en la noche, la campaña de Biden-Harris dio a conocer quiénes conformarían los equipos de revisión de agencias que son responsables de el aún no electo Biden y si vicepresidenta pongan en función sus planes desde el primer día de gobierno.

Biden ha sido enfático en que el flanco más progresista de su partido no tiene influencia sobre él sin embargo en la lista de legisladores que integrarían su gabinete se encuentran algunos de los más reformistas.

César Múnera-BLes.com