Redacción BLes– Según la información a la que tuvo acceso Breitbart News,el senador republicano Tom Cotton presentará esta semana tres leyes destinadas para combatir a los manifestantes violentos que bajo las políticas izquierdistas vienen avanzando durante los últimos meses y continúan atentando contra la ley y el orden de las comunidades estadounidenses. 

“Bajo políticas izquierdistas indulgentes, los insurrectos de todo el país continúan saqueando las comunidades estadounidenses. Ya es hora de que tomemos medidas enérgicas contra sus acciones destructivas”, dijo Cotton a Breitbart News. “Mi legislación incapacitará a estos alborotadores para evitar una mayor destrucción y aumentar las penas en su contra, haciendo que el castigo se ajuste a sus delitos”.

El nuevo paquete de medidas desarrollado por Cotton está diseñado para poner trabas a los manifestantes violentos para que no salgan fácilmente de la cárcel después de ser arrestados, crear vías para que las víctimas de los disturbios puedan demandar a los violentos y para limitar los beneficios federales de desempleo a todas aquellas personas que se compruebe fueron partícipes de hechos delictivos.

El primer proyecto de ley, se denomina la “Ley de prohibición de captura y liberación de alborotadores”, apunta directamente a impedir el pago de cualquier tipo de fianza para los acusados ​​de participar en eventos organizados de violencia. 

El segundo proyecto de ley, la “Ley de restitución de disturbios”, consistirá, según adelantó la oficina del senador Cotton a Breitbart, “una causa de acción federal, privada y civil contra los alborotadores que cumplen con la definición federal de disturbios”. Esto permitiría, entre otras cosas, duplicar o triplicar los daños establecidos según el estatuto.

El tercer proyecto de ley funcionaría como complemento al proyecto de ley ya existente, la “Ley de apoyo a las protestas pacíficas”, que hace que los condenados por generar disturbios  en la vía pública y posean cargos federales, estén imposibilitados para percibir todo tipo de beneficios federales de desempleo, incluido la Ley CARES que también prevé un pago extraordinario al pago de seguro de desempleo, como medida adoptada para enfrentar la crisis económica provocada por el virus del PCCh.

Las protestas violentas llevadas a cabo en todo el país luego de la muerte de George Floyd, el 25 de mayo, dejaron al descubierto la impunidad con la que actúan los grupos de izquierda, sobre todo en las ciudades gobernadas por demócratas. 

La carrera presidencial entre el actual presidente Trump y su opositor demócrata Joe Biden, se vio marcada por estas manifestaciones realmente alarmantes de la izquierda estadounidense. Y dejaron de manifiesto la posición de cada uno al respecto. 

Mientras la administración Trump y sus funcionarios republicanos no dudaron desde el comienzo en condenar los movimientos y luchar por imponer la ley y el orden, ofreciendo, entre otras cosas, fuerzas policiales federales en las ciudades más afectadas y legislaciones como las mencionadas anteriormente, debieron enfrentarse a la resistencia demócrata que se opuso en todo momento a condenar la violencia y a colaborar mínimamente a disipar los disturbios poniendo trabas a todas las acciones tomadas por los republicanos.

Andrés Vacca-BLes.com