El senador Josh Hawley ( republicano por Missouri) el sábado 2 de enero, respondió después de que el senador Pat Toomey (republicano por Pensilvania) expresó su preocupación por sus planes, junto con al menos otros 11 senadores republicanos, de objetar el voto del Colegio Electoral durante una sesión conjunta del Congreso el 6 de enero.

Más temprano ese día, Toomey anunció que no se unirá a la impugnación del Colegio Electoral y afirmó que el esfuerzo liderado por Hawley, el senador Ted Cruz (R-Texas), y otros tiene como objetivo “privar del derecho a voto a millones de votantes”.

“Los senadores justifican su intención observando que ha habido muchas alegaciones de fraude. Pero las acusaciones de fraude por la pérdida de una campaña no pueden justificar la anulación de unas elecciones”, escribió Tommey en una serie de tweets.

“No reconocen que estas acusaciones han sido juzgadas en los tribunales de todo el país y que no se han visto respaldadas por pruebas”, continuó.

Toomey admitió que hubo irregularidades en la votación durante las elecciones de 2020 como en otras, “pero las pruebas son abrumadoras de que [el candidato demócrata] Joe Biden ganó estas elecciones”, dijo.

“Su estrecha victoria en Pensilvania se explica fácilmente por la disminución del apoyo de los suburbios al presidente Trump y por los márgenes de victoria ligeramente menores del presidente en la mayoría de los condados rurales”, añadió Tommey.

Lo que sucederá el 6 de enero

El jueves, Hawley se convirtió en el primer senador en anunciar públicamente que competirá por la victoria electoral de Biden en estados disputados donde han surgido acusaciones de fraude electoral generalizado.

Al menos otros 11 senadores, incluyendo a Cruz, se unieron a Hawley el sábado, señalando que las elecciones de 2020 “presentaron una acusación sin precedentes de fraude de votantes, violaciones y aplicación laxa de la ley electoral, y otras irregularidades en la votación”.

En un correo electrónico enviado a la Conferencia Republicana del Senado el sábado, Hawley respondió a Tommey señalando el caso de Pensilvania donde la Legislatura estatal “promulgó una nueva ley que pretende permitir el voto por correo por cualquier razón, contradiciendo directamente la constitución del estado”.

“Este noviembre, los funcionarios estatales pusieron en vigor la nueva ley. Más de 2,5 millones de residentes de Pennsylvania votaron por correo el 6 de noviembre (o más tarde), en números que superan con creces el margen de diferencia entre Donald Trump y Joe Biden”, escribió. “Cuando el congresista de Pensilvania Mike Kelly y otros desafiaron la ley, la Corte Suprema de Pensilvania desestimó el caso sin escuchar los fundamentos, violando su propio precedente al hacerlo”.

“Hasta la fecha, nadie ha presentado una defensa sustancial de la ley estatal bajo la cual se realizaron las elecciones de noviembre. Y contrariamente a las afirmaciones del senador Tommey, ningún tribunal ha fallado sobre los fundamentos de esta cuestión. Estas son irregularidades muy graves, a gran escala, en una elección presidencial”, señaló Hawley.

Hawley luego desafió a Tommey a debatir el tema del fraude electoral en el Senado el 6 de enero.

“Pero en lugar de debatir el tema de la integridad electoral por comunicado de prensa, conferencia telefónica o correo electrónico, tal vez podríamos tener un debate en el Senado para que todo el pueblo estadounidense lo juzgue. Eso es para lo que fuimos elegidos y es, sugiero, lo que le debemos a nuestros electores”, concluyó. “Y espero que podamos tener un debate vigoroso lleno de contenidos y libre de ataques personales desvergonzados.”

Ann Wilson – The BL