Redacción BLes- El senador Ron Johnson, presidente del Comité de Seguridad Nacional del Senado de EE. U.U. preguntó al director del FBI, Christopher Wray, si había investigado sobre el contenido del portátil que parece haber abandonado en un taller de Delaware Hunter Biden, el hijo del candidato demócrata presidencial, Joe Biden.

De este aparato el New York Post extrajo y publicó información que compromete a los Biden en una gran cantidad de actividades, que de ser ciertas los haría culpables de corrupción extrema.

El propietario del taller, John Paul Mac Isaac, dijo que Hunter Biden dejó el computador en su taller en abril para que lo reparara, pero no regresó, según Daily Caller. 

Luego de observar el contenido y calcular la gravedad de este lo entregó al FBI en diciembre, pero previamente creó una copia porque temía por su vida, y la entregó al abogado del exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, quien a su vez la llevó al New York Post. 

Johnson escribió a Wray, el 17 de octubre, diciendo que varios días después de su solicitud el FBI no había entregado datos sobre el tema.

“El FBI respondió que no confirmaría ni negaría ninguna información identificada por el comité, aunque varias de nuestras preguntas no estaban relacionadas con la posible existencia de una investigación en curso del gran jurado”, escribió Johnson. 

Tal como lo relata en su carta a Wray, Johnson dijo que Mac Isaac, había comunicado a los miembros de su comité la existencia del portátil el 24 de septiembre y que lo había entregado al FBI el 9 de diciembre de 2019.

Asimismo, Johnson formula varias preguntas específicas averiguando detalles del caso, pero no había recibido las respuestas. 

“Si alguna información ofrecida al comité estuviera relacionada con el intento de un adversario extranjero de interferir en la elección, esperaría que el FBI se asegurara de que el comité esté protegido y reciba un informe defensivo”, solicitó Johnson a Wray. 

Las publicaciones del New York Post, que no cesan hasta ahora, son tomadas de los 40.000 correos y otros contenidos, entre los que se hallan fotos y videos de Hunter consumiendo drogas adictivas y en relaciones íntimas con una mujer. 

El impacto causado ha sido estremecedor, al grado de que Twitter y Facebook censuraron la redistribución de la información a través de sus redes, además de cerrar cuentas tan importantes como la de la campaña del presidente estadounidense Donald Trump.  

Luego de que Joe Biden hiciera creer que se trataba de una campaña de desprestigio, se supo que uno de los abogados de Hunter contactó a Mac Isaac para tratar de recuperar el contenido del portátil.

Luego, tanto Fox News como The Washington Free Beacon citaron a dos fuentes diferentes que parecen confirmar los contenidos obtenidos por New York Times.

José Hermosa-BLes.com