Redacción BLesLos republicanos del senado se están sumando al reclamo colectivo de los sectores conservadores, para intentar detener una disposición de amnistía que logró deslizarse en el marco del proyecto de presupuesto de 3,5 billones de dólares que los demócratas están intentando imponer desde el Congreso. 

El lunes 9 de agosto, los demócratas del Senado dieron a conocer el marco presupuestario propuesto, el cual incluye una serie de instrucciones para que varios comités del Senado elaboren planes específicos. Entre los cuales, el marco instruye al Comité Judicial del Senado a gastar 107 mil millones de dólares en dinero de los contribuyentes estadounidenses destinados a regular una amnistía total para extranjeros ilegales, reportó Breitbart News

El mensaje emitido es algo ambiguo, pero deja en claro la solicitud a los miembros del Comité Judicial que otorguen un “estatus legal permanente a los inmigrantes calificados”. Lo que no termina de quedar claro es quienes calificarían para tal amnistía.

El costo destinado a la amnistía para los contribuyentes es ligeramente más bajo que el criticado plan de amnistía del presidente del Comité de Presupuesto del Senado, Bernie Sanders, que se proyectaba costaría 150 mil millones de dólares.

El senador republicano Tom Cotton, fue uno de los primeros en emprender este esfuerzo por unir a los conservadores en una cruzada contra las intenciones de amnistía, cuando escribió en un comunicado en Twitter el lunes que “todo conservador debe comprometerse para detener” el plan de amnistía de los demócratas.

“Durante una crisis fronteriza histórica, los demócratas están tratando de imponer una amnistía masiva para los inmigrantes ilegales. Todo conservador necesita comprometerse para detener esto AHORA. Llame al Congreso y dígales NO amnistía”.

Le recomendamos: Se FILTRÓ quién es el nuevo LOBBISTA de Huawei… Una pista, es demócrata

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Rápidamente otros congresistas republicanos se sumaron a los dichos de Cotton, como el el senador Josh Hawley quien criticó la amnistía catalogándola como “el plan más izquierdista en la historia de Estados Unidos”, mientras que la senadora Marsha Blackburn lo describió como “las prioridades radiales de Bernie” en referencia al presidente demócrata del Comité de Presupuesto del Senado, Bernie Sanders.

Por otro lado, el representante republicano Jim Banks dijo que la amnistía debe detenerse eliminando primero el denominado “plan de infraestructura bipartidista” que los demócratas del Senado están impulsando con el respaldo de 18 senadores republicanos.

El plan de infraestructura planea recompensar a los estados azules con dinero federal por elevar los niveles de inmigración a los Estados Unidos. La legislación incluye disposiciones que asignan fondos federales en función del número de inmigrantes recién llegados a un estado o región.

Los conservadores también han criticado a la administración Biden por utilizar artilugios legales que permiten una amnistía silenciosa y no establecida mediante una ley que lo ampare. Tal es el caso de abusos en la implementación del llamado Estatus de Protección Temporal (TPS), el cual permite a los inmigrantes permanecer en el país de forma legal.

El secretario de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, anunció el 3 de agosto lo que se interpretó como una verdadera amnistía hacia los venezolanos, cuando implementó una extensión de 18 meses para que los venezolanos que se encuentren en Estados Unidos soliciten TPS. Ese tiempo permite e incentiva a que millones de venezolanos que actualmente se encuentran en sudamérica, lleguen a los Estados Unidos y soliciten su TPS.

Andrés Vacca– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.