El Senado de Estados Unidos aprobó 484.000 millones de dólares en fondos adicionales para las pequeñas empresas y hospitales, el más reciente de los esfuerzos legislativos para afrontar la histórica crisis económica y sanitaria causada por el brote de virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

El presidente Donald Trump apoyó en un tuit la medida que viene a rellenar partes del más grande fondo de alivio en la historia de Estados Unidos, la Ley Cares por dos billones de dólares aprobado por el Congreso el mes pasado.

“Urjo al senado y a la Cámara a aprobar el Programa de Protección de Pagos de Planilla (PPP) y la Ampliación del servicio de Salud con fondos adicionales para el PPP, hospitales, y pruebas de virus del PCCh. Luego que firme la Ley, empezaremos las discusiones sobre la siguiente medida con un alivio fiscal”, escribió Trump en Twitter, antes de la votación del martes.

El líder de la mayoría de la Cámara, Steny Hoyer, dijo a los reporteros que a los legisladores se les está pidiendo que regresen a Washington el jueves a las 10 a.m. para aprobar la nueva legislación. Trump podría entonces proceder a firmarla y convertirla en Ley.

La mayoría del financiamiento adicional será destinado a pequeños negocios que no alcanzaron a recibir parte del fondo inicial. Hoyer dijo que los 320.000 millones para el Programa de Protección de Planillas (PPP) incluye asistencia específicamente dirigida a negocios de minorías o mujeres empresarias, así como a individuos que no tienen acceso a la banca comercial.

Bajo el PPP, si un negocio usa los fondos para pagar a sus empleados durante los próximos dos meses entonces el gobierno asumirá la responsabilidad y el negocio no tendrá que pagar dicho préstamo. El programa fue sumamente popular, quedándose sin fondos a solo días de su lanzamiento el 7 de abril.

Los fondos adicionales fueron el centro de dos semanas de negociaciones, con los republicanos buscando una vía rápida para complementar el financiamiento para el PPP.

El líder de la mayoría en el senado, Mitch McConnell, criticó a los demócratas por retrasar el voto buscando fondos adicionales para otros programas.

“Los republicanos no querían que se clausurara este programa crucial para los trabajadores y los pequeños negocios. Tratamos de aprobar fondos adicionales una semana antes que se agotaran. Pero los líderes demócratas bloquearon los fondos y pasaron días tratando de negociar temas ajenos que nunca estuvieron sobre la mesa”, dijo McConnell en una declaración anunciando el acuerdo.

Los demócratas proclamaron el acuerdo como una victoria, diciendo que habían “convertido este paquete de emergencia de un plan insuficiente de los republicanos que dejó fuera a hospitales y a trabajadores de la salud y de primera línea e hizo nada para ayudar a la supervivencia de los negocios pequeños más vulnerables”, según una declaración conjunta de la presidente de la Cámara, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría republicana del Senado, Chuck Schumer.

Los funcionarios gubernamentales quieren ayudar a que la gente siga empleada y a tener a los negocios tan listos como sea posible para reactivar sus actividades cuando sea seguro para el regreso de los clientes. Según las solicitudes de ayuda por desempleo, unos 20 millones de estadounidenses perdieron sus trabajos en las últimas cuatro semanas al entrar en efecto los cierres forzados por el virus del PCCh.

Reactivando la economía

Los gobernadores de varios estados han anunciado planes para empezar a relajar las órdenes de confinamiento, incluyendo a algunos que lo harán la próxima semana. Algunos estados han visto pequeñas protestas de personas exigiendo un retorno a la normalidad.

“Ha habido mucha plática sobre cómo reactivar la economía”, dijo Hoyer el martes. “Creo que todo el mundo está esperanzado que podamos reactivar la economía rápidamente, pero debe hacerse, y enfatizo que, debe hacerse con seguridad para las comunidades, para nuestras familias, para nuestros trabajadores, para aquellos con quienes tenemos contacto. Hacer pruebas es críticamente importante para eso”.

Los fondos adicionales previstos a aprobarse esta semana incluyen 25.000 millones para ayudar a los estados con las pruebas del virus del PCCh así como 75.000 millones para hospitales cuyos recursos se han agotado por la crisis.

El gobernador Andrew Cuomo, cuyo estado de Nueva York es el epicentro del brote en Estados Unidos, criticó la falta de ayuda para gobiernos locales en la más reciente medida de financiamiento.

“Creo que es un terrible error no proveer financiamiento para los estados. Entiendo lo de los pequeños negocios, lo de las aerolíneas, pero ¿qué pasó con la policía? ¿con los bomberos? ¿y los trabajadores de la salud? ¿y los profesores? ¿No vamos a apoyar a las escuelas? No entiendo”, dijo Cuomo en una conferencia de prensa.

Los legisladores se volcarán de inmediato a negociaciones de un segundo masivo plan de ayuda, al que ya se refieren como CARES 2. Hoyer dijo que los esfuerzos de los demócratas para incluir fondos adicionales para gobiernos estatales, locales y tribales, fallaron en esta ronda de negociaciones, pero serán continuados en la próxima ronda.

Fuente: Voz de América.

Le puede interesar: La estrategia del régimen chino para liderar la economía mundial en medio de la pandemia