Redacción BLes– Según informó el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, el secretario de Defensa, Mark Esper, recibió hoy al ministro de Defensa japonés, Taro Kono, con el objetivo de reafirmar la fuerza de la Alianza entre Estados Unidos y Japón y discutir formas de profundizar y expandir la cooperación de defensa bilateral.

Esper Y Kono intercambiaron opiniones y reafirmaron su posición compartida de una región del Indo-Pacífico libre y abierta. Ambas partes expresaron su preocupación por la decisión del régimen chino de imponer una controvertida ley de seguridad nacional en Hong Kong, así como por acciones coercitivas y desestabilizadoras con respecto a Taiwán.

Los funcionarios reafirmaron su compromiso de mantener un orden basado en reglas pactadas internacionalmente en los mares de China Oriental y Meridional, y más ampliamente en la región y el mundo.

Por su lado, Esper tomó con satisfacción los esfuerzos de Japón para incorporar nuevos socios con ideas afines y fortalecer la línea de resistencia al avance abrumador del régimen chino en la región. Entre éstos se incluye a los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), India, Australia y trilateralmente con los Estados Unidos y la República de Corea.

El secretario Esper, aprovechó la reunión para reiterar el compromiso de Estados Unidos con la plena implementación de la declaración conjunta del presidente Trump y el presidente norcoreano Kim Jong-un en la Cumbre de Singapur de 2018, la cual incluye la eliminación completa de las armas de destrucción masiva de Corea del Norte, sus medios de producción y sus vectores.

Mar del Sur de China, conflicto histórico

El Mar del Sur de China es un mar marginal del Océano Pacífico, abarca desde Singapur hasta el estrecho de Taiwán, las islas de Borneo y el archipiélago de las Filipinas. En el medio hay cientos de islas cuya soberanía fue causa histórica de conflictos por las naciones vecinas. No es simple nacionalismo lo que desata los conflictos, sino más bien es el interés económico y estratégico en la zona.

El régimen chino, en un intento de expansión territorial avasallante, reclama el 90% de las aguas potencialmente ricas en energía. Pero Brunei, Malasia, Filipinas, Taiwán, Japón y Vietnam también reclaman partes de ella.

Estados Unidos se ha opuesto durante mucho tiempo a los reclamos territoriales expansivos de China en el Mar de China Meridional y ha enviado buques de guerra y portaaviones regularmente en un intento por mantener la libre circulación y limitar los atropellos del régimen comunista.

En la última señal de crecientes tensiones entre Estados Unidos y el régimen comunista chino, el ejército oriental el viernes dijo que había “expulsado” a un destructor de misiles estadounidense de las aguas cercanas a las disputadas islas Paracel el día anterior. Según reportó el SCMP, funcionarios americanos confirmaron que un barco de la armada navegó cerca de las islas para mantener abiertas las rutas de navegación e “impugnar reclamos marítimos excesivos y reforzar las leyes del mar en aguas internacionales”.

Andrés Vacca-BLes.com