Redacción BLesEl gobierno local de la ciudad de Seattle, Washington, anunció la compra de un edificio lujoso en un barrio céntrico de la ciudad para albergar a indigentes que viven en la vía pública, reportó Fox News.

La compra de tres edificios nuevos en el lujoso barrio de Capitol Hill donde uno de los edificios tiene unas vistas impresionantes de las torres Space Needle y Puget Sound, dos icónicos edificios de Seattle, se realizaron con parte de los 1.9 billones del Plan de Rescate Americano 2021 un paquete de ayuda federal que el gobierno liberó para aliviar el cierre de la economía durante la pandemia.

Emily Alvaredo, directora de la Oficina de Vivienda de Seattle dijo: “Todo el mundo merece un lugar de alta calidad y asequible al que llamar hogar. El hecho de que podamos producir viviendas asequibles de alta calidad a un precio que sea bueno para el público, a través de nuestra subvención, es algo que beneficia a todos”.

Seattle tiene más de 12 mil personas que viven en la calle y con la compra de estos edificios que costaron un total de 50 millones de dólares habrá 165 departamentos para albergar a familias e individuos solos que estén a punto de quedarse en la calle o ya viviendo en la vía pública.

Fox News habló con empresarios dedicados a la construcción que afirmaron que el precio pagado por el gobierno de la demócrata Jenny Durkan por los edificios, es el doble o el triple de lo que cuesta construirlos.

Según el informe de Fox News, mientras que el gobierno municipal gasta millones en construir casas para los indigentes, sus políticas bien podrían estar agravando el problema.

La alcaldesa Durkan recientemente volvió a extender —por sexta vez— la moratoria de desalojo hasta mediados de enero de 2022, y muchos inquilinos que reciben ayuda financiera del gobierno prefieren no pagar el alquiler sabiendo que no los puedes desalojar.

Además, se aprobaron varias leyes que supuestamente son para proteger a los inquilinos pero que genera una carga adicional sobre los propietarios. Por ejemplo, los inquilinos tienen que ser notificados con seis meses de anticipación si el propietario decide subir el precio de la renta. Si el inquilino no desea pagar el aumento, el propietario tiene que cubrir los costos de la mudanza.

Como resultado, los propietarios están menos dispuestos a seguir en el negocio del alquiler y esto también ha causado que los precios del mercado suban exponencialmente debido a la escasez de viviendas disponibles.

“Mucha gente está decidiendo que es demasiado arriesgado poner a alguien en su casa en las condiciones actuales”, dijo Cory Brewer, un agente inmobiliario de Windermere Real Estate.

Brewer afirma que hubo un aumento del 48% en las viviendas de alquiler vendidas a ocupantes propietarios en 2020. Y en lo que va de 2021, ha habido un aumento del 35% además de eso, es decir, los propietarios están vendiendo sus propiedades y yéndose de la ciudad porque el negocio de alquilar es demasiado arriesgado allí.

Según el último informe del Departamento de Construcción e Inspección de Seattle, en 2020 se registraron 4.858 propiedades menos en régimen de alquiler, lo que significó una caída del 14% con respecto al año pasado.

Brewer asegura que las políticas del gobierno municipal, sólo perjudica a los inquilinos.

Según Daniel Stoner, CEO de una constructora que hace años construye edificios en la ciudad de Seattle, una solución para lidiar con la crisis de viviendas, es la desregularización del mercado de la construcción, es decir reducir las regulaciones que aumentan el costo de construir y que por ende reduce la disponibilidad de viviendas para alquilar.

“Vemos una desconexión entre lo que se dice y lo que realmente se hace detrás de la escena en términos de políticas municipales”, dijo Stoner. “Nos están dificultando la salida al mercado de los apartamentos”.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.