Redacción BLesUn estudio del Fondo de Defensa Legal para el Cumplimiento de la Ley (LELDF, por sus siglas en inglés), reveló que en las 12 principales ciudades estadounidenses dirigidas por demócratas, la tasa de homicidios se está disparando de modo exponencial. Alcanzando, a nivel nacional, la mayor tasa de homicidios de los últimos 26 años.

El estudio de la LELDF, publicado por el Washington Examiner, ve una correlación directa entre la retórica anti-policial del partido demócrata y cómo las ciudades dirigidas por los ellos han convertido esa retórica en acción a través de recortes presupuestarios policiales, legislaciones que reducen el accionar policial como detenciones y arrestos, y una fuerte reducción en los enjuiciamientos criminales, debido también en parte a fiscales de izquierda que no cumplen correctamente con su labor.

En 2020, en todo el país, los homicidios aumentaron un 25 por ciento, lo que nos llevó de regreso a los viejos tiempos de 1995, el año antes de que una ola de crímenes violentos y asesinatos que se inició en la década de 1970 finalmente comenzara a llegar a su fin.

“Estos datos confirman que en los lugares donde las fuerzas del orden vieron la mayor resistencia de los líderes comunitarios y los pedidos de menos vigilancia policial, vimos más homicidios”, dijo el presidente de la LELDF, Jason Johnson, en diálogo con el Washington Examiner.

Y agregó también que: “Los fiscales progresistas dejaron en claro que hacer arrestos por delitos de drogas y armas no serán procesados y ​​solo expone a los oficiales al riesgo de acciones disciplinarias, demandas y enjuiciamiento penal. Entonces, para mitigar ese riesgo, la policía adoptó un enfoque más pasivo”.

Le recomendamos:

Algunos de los ejemplos más impactantes de comparaciones en el mismo período son:

Chicago, ciudad dirigida por los demócratas: los arrestos/detenciones bajaron un 53 por ciento mientras que los asesinatos aumentaron un 65 por ciento en los últimos años.

Ciudad de Nueva York, dirigida por los demócratas: los arrestos/detenciones bajaron un 38 por ciento y los asesinatos aumentaron un 58 por ciento.

Louisville, dirigida por demócratas: los arrestos/detenciones bajaron un 35 por ciento mientras que los asesinatos aumentaron casi el doble, un 87 por ciento. 

Minneapolis, dirigida por los demócratas: los arrestos/detenciones bajaron un 42 por ciento, los asesinatos aumentaron un 64 por ciento.

Los Ángeles, dirigida por los demócratas: los arrestos/detenciones bajaron un 33 por ciento, los asesinatos aumentaron un 51 por ciento.

St. Louis, dirigida también por un gobierno demócrata, es ahora el “Capitolio del asesinato de Estados Unidos” según indicó el informe. En 2020, la tasa de homicidios alcanzó “un máximo de 50 años, con 87 de cada 100.000 residentes asesinados”. Ahora, un residente de St. Louis tiene tres veces más probabilidades de ser asesinado que en México.

Las políticas izquierdistas llevadas a cabo por muchos demócratas apuntaron a promover y a implementar cuantiosos recortes en los sistemas de seguridad locales, obligando a los departamentos de policía a reducir horas extras y licenciar personal, justo en los momentos donde más se necesitaba a las fuerzas de seguridad tras los alborotos de grupos marxistas como Black Lives Matter (BLM) y Antifa durante el 2020. 

Tal es el caso de Portland, dirigida por demócratas, quien después de que el presupuesto policial se redujera en 12 millones de dólares y se eliminaron tres unidades policiales, “los tiroteos aumentaron un 173 por ciento y los asesinatos aumentaron un 255 por ciento (no un error tipográfico)”, aclara el informe.

Las conclusiones del informes apuntan a resaltar que el odio antipolicial que la izquierda busca imponer y que los demócratas se encargan de materializar mediante acciones políticas y recortes, no soluciona ninguno de las demandas con las que se embanderan aquellos defensores de la izquierda que promueven la igualdad, la justicia social y el antirracismo. 

Más bien, los números demuestran todo lo contrario. Allí donde se denuncia la supuesta violencia policial implementando como estrategia, mayor violencia, los resultados tras el desprestigio policial y la consecuente ausencia del mismo, son el aumento de la delincuencia, la inseguridad y los asesinatos. 

Andrés Vacca – BLes.com